El Museo Internacional del Barroco es, con seguridad, la obra más polémica que dejó la administración de Rafael Moreno Valle en el estado de Puebla. Desde la designación del predio, pasando por el diseño de Toyo Ito (Premio Pritzker de arquitectura 2013), hasta el traslado de las obras del Centro Histórico al nuevo museo; los comentarios de expertos y del público en general no se hicieron esperar.

En medio de tantas situaciones aparece ‘Sin manual’ (2016, Dir. Francisco González Piña) que documenta el proceso de construcción del Museo, desde los muros prefabricados por la constructora Danstek hasta la inauguración después de 27 semanas de obras.

Trailer documental “Sin Manual” from Lumatica on Vimeo.

Cuentan los realizadores que el primer objetivo era registrar el proceso técnico de construcción para Danstek, poco a poco se dieron cuenta que la historia era más grande. Decidieron retratar el día a día de los albañiles e ingenieros que tuvieron jornadas laborales maratónicas, resolviendo problemas con más ingenio que teoría, poniendo el cuerpo, la mente, el corazón y las manos en cada centímetro cuadrado de construcción en el Museo.

Es justo ese punto de inflexión en la historia donde el documental retoma vuelo para contar la parte extenuante de la construcción. Pasa de un escenario limpio, blanco, casi aséptico a un terreno sucio, con tierra, concreto, lodo y los problemas que traen para la obra. Se agradece el compromiso de los realizadores al entrar en ese terreno y ganarse la confianza de sus protagonistas, quienes se abren para contar sus impresiones.

Los trabajadores viven frustraciones, desvelos y retos diarios para lograr su meta final, conforme avanza el tiempo cada uno narra sus motivos para seguir adelante aún cuando se retrasan los pagos, entre profesionalismo y orgullo todos sacan el proyecto adelante. Es el momento más empático del documental y del que se echa en falta por tan poco tiempo tiempo dedicado. Esa primera parte tan técnica sale casi sobrando.

El Museo Internacional del Barroco (MIB) se convierte en la odisea personal de varios trabajadores e ingenieros, así como para los realizadores del documental. Sin embargo, como lo es el diseño de Toyo Ito, permanece como ese ente blanco que cambiará la configuración de una ciudad sin ser aceptado del todo. El MIB termina por no pesar tanto como las circunstancias que rodean su creación.

Al ver el documental de poco más de una hora se percibe ese momento en que la realización pasa de hacer el portafolio de la constructora a contar la historia de los obreros. González Piña y su equipo se meten en las entrañas de un Museo que, desde afuera, no tiene corazón pero esa ‘vida’ se encuentra en cada uno de los trabajadores involucrados en la tarea de levantar una obra vanguardista contra el tiempo, el presupuesto, el clima y las expectativas.

‘Sin manual’ también fue parte de Cinetekton! Festival de Cine y Arquitectura en octubre del año pasado, ahora sigue con su recorrido en festivales nacionales e internacionales; esta vez regresó a Puebla como parte de la selección de Docs Puebla donde se encuentra compitiendo para ser elegido Mejor Largometraje Documental.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre