El secretario de desarrollo social del estado, Gerardo Islas Maldonado, quien se ha ganado a pulso el mote del “secretario todo terreno” por su trabajo, va en caballo de hacienda al 2018.

Y galopa a paso firme.

Se  perfila ni más ni menos como un serio aspirante a la presidencia municipal de Puebla.

Porque tal como lo reveló mi amigo el ducho periodista Arturo Luna en la edición pasada de su columna Garganta Profunda, Gerardo está siendo tomado en cuenta seriamente como el caballo negro.

Así es, el tercero en discordia para una posible candidatura amparada por una alianza de partidos.

Alianza, desde luego, que estaría avalada y palomeada ni más ni menos que por el mismísimo gobernador Tony Gali, y el ex mandatario Rafael Moreno Valle Rosas (RMV).

Y es que las grillas entre los dos aspirantes “naturales”, Jorge Aguilar Chedraui, líder del Congreso del Estado; y Mario Riestra Piña, secretario general del Ayuntamiento capitalino, los han desgastado demasiado.

Su disputa por la candidatura del PAN no ha gustado nada.

Además que sus negativos no son pocos y podrían volver a erosionar su imagen.

En contra parte, la figura y el trabajo discreto pero efectivo de Gerardo Islas ha ido tomando forma, ha destacado y ha gustado porque se ha mantenido alejado de cualquier forcejeo.

Las grillas, las envidias y los rencores no forman parte de la agenda de trabajo de Gerardo.

Y para fortuna del funcionario, su juventud y su sensibilidad como un político de nueva generación lo respaldan y catapultan incluso a cualquier nuevo cargo.

La capital es una magnifica opción para lanzarlo a buscar y a asegurar el voto en la ciudad, a fin de garantizar el triunfo en la madre de todas las batallas (2018).

Porque todo mundo tiene claro que Morena será el rival a vencer, tanto en la capital como en el resto del estado.

Al PRI, aunque pudieran mejorar su estado y recomponer su relación con la gente, parece que tampoco le alcanzaría para arrebatarle al morenogalismo el municipio más importante de Puebla.

A Gerardo, además, se le ve como un político independiente.

Un empresario destacado, un político profesional y como un verdadero ser humano.

Tal vez por ello cuenta con el apoyo de amigos en el gobierno estatal, federal y ahora internacional, gracias a su participación en “Foro político de alto nivel para la erradicación de la pobreza y la promoción de la prosperidad en un mundo en evolución” de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El gobernador Tony Gali envió a Gerardo en su representación y la presencia de Puebla fue notoria y hasta destacada por las experiencias vividas en materia de combate a la pobreza.

Gerardo ha sabido transitar sin problema de un gobierno a otro, del mandato de RMV al de su amigo Tony Gali.

El secretario de desarrollo social es un político inteligente, astuto y con colmillo largo.

Camina por Puebla haciendo sólo amigos, no enemigos.

Así que sus posibilidades de ser el sucesor de Luis Banck Serrato son muchas, más de las que se pueden imaginar.

De darse la oportunidad, el secretario tiene excelentes relaciones en el PRI, en el PAN, en el PRD, entre la chiquillada y hasta en Morena.

A todas luces Gerardo Islas parece una buena opción para el morenogalismo porque no lleva la marca del PAN en la frente sino más bien la independiente.

Son más las ventajas que las desventajas si es que cuaja la posible candidatura del secretario.

Gerardo Islas es amigo del presidente Enrique Peña Nieto, del dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés; de los chuchos en el PRD; del líder nacional del Panal, Luis Castro Obregón; y de muchos grandes empresarios que respaldarían sin dudar su candidatura.

Así que va a estar sabrosa la competencia en la capital poblana.

Ya veremos que sucede en los próximos meses.

Mientras, el secretario todo terreno sigue galopando.

————————–

Blanca Alcalá, embajadora de Colombia

La postulación y definición de Blanca Alcalá Ruiz (BAR) como nueva embajadora de México en Colombia  es un premio al trabajo que ha realizado como mujer dentro de la política nacional y local.

Debe ser un ejemplo para las poblanas, además.

Porque BAR sí que ha nadado a contracorriente.

Enfrentó al gober precioso, Mario Marín Torres, y no se agachó.

No se doblegó ante Rafael Moreno Valle, aunque perdió la gubernatura.

Demostró que con carácter y valor se puede luchar desde la oposición.

Bien ganado y merecido tiene Blanca el nombramiento de Embajadora porque es un ejemplo para los priistas poblanos.

Ahora su familia le tiene que seguir los pasos.

Enhorabuena para BAR y para todos los suyos por su nueva responsabilidad y encomienda.

Condecoración, palomeada, desde luego, por su gran amigo el presidente Enrique Peña Nieto.

posdatasintesis@yahoo.com.mx

poncharelazo@yahoo.com.mx

En twitter: @poncharelazo

COMPARTIR

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre