Será el próximo 19 de agosto cuando la exposición “Alegría a través de mi ventana” del artista plástico Roberto Benítez Robles (Puebla, 1971), cierre su temporada en la Casa del Mendrugo de esta ciudad, para ser parte de una exposición subasta que organiza el Sistema DIF Estatal a favor del programa Beca a un niño indígena.

“Alegría a través de mi ventana” está compuesta por 15 obras que muestran una retrospectiva del artista, desde las pinturas hechas en 1985, hasta la actualidad y es, paradójicamente, su primera exposición formal en su estado natal, al mismo tiempo que obra suya tiene presencia en galerías de la Ciudad de México, Querétaro, San Miguel de Allende y Valle de Bravo.

En la muestra el público podrá ver su evolución como artista, desde sus inclinaciones de juventud hacia el arte pop, hasta el realismo e impresionismo que hoy plasma en los lienzos. Benítez Robles, es nieto e hijo de pintores, Enrique Benítez Nieto, su abuelo y José Luis Leopoldo Benítez o JL Polo Benítez, su padre, de alguna manera habían allanado el camino en el Distrito Federal, ahora Ciudad de México.

Ha expuesto en colectivas e individuales, y cuando está pintando, comparte, ya sabe que cada cuadro tiene su destino, sólo es cuestión de buscarle su escenario, ya que puede haber un cuadro que viajo hasta el norte o sur y no se fue, pero regresa y se va. Eso es lo maravillosos del arte Talavera y alacenas poblanas es común encontrar en sus pinturas, así que quién le conoce le decía que debía exponer en Puebla, sin embargo apenas se dio la oportunidad y está resultando bien, por lo que considera que fue el momento justo, pues incluso encuentra una ciudad más abierta a las expresiones artísticas.

“Antes no se tenían lugares, ahora ya, antes sólo en la Casa de la Cultura y no había más. Los escenarios están cada vez mejor, ahora sólo hay que trabajar en que los artistas lleguen y no se queden -los museos o galerías- como elefantes blancos”, agregó.

Por otro lado compartió que tiene interés de llevar la pintura a nuevas generaciones a través de la asociación El arte para las nuevas generaciones, donde da clases a niños y jóvenes, para enfocar su talento, sacándolos del grafiti en las calles y haciéndolos plasmar su arte en espacios determinados, para que, incluso, no caigan en el vandalismo.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre