Atlixco. Los más de doce años de buen manejo del relleno sanitario intermunicipal que se ubica en territorio atlixquense y está bajo la supervisión del gobierno de este municipio, le han otorgado el ser reconocido a nivel nacional como el único relleno tres veces certificado en calidad ambiental por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

Pese a este reconocimiento nacional, esto no le garantiza al municipio de Atlixco el poder obtener recursos extras por parte de la federación para aplicarlos en el mismo relleno, que en este caso en especifico está por llegar a su máxima capacidad y requiere con urgencia la construcción de una nueva celda para el depósito de los residuos.

Al respecto Galeazzi Berra, en entrevista posterior al evento protocolario, señaló que es lamentable que el ser el numero uno a nivel nacional no le de la posibilidad de acceder a más recursos; “debería existir una legislación en donde como incentivo para el buen manejo de los rellenos sanitarios el gobierno federal apoyara con recurso extra para aplicarse en el mejoramiento de los mismos y mejorar la calidad en el servicio”.

Respecto a la certificación este martes José Luis Galeazzi Berra, alcalde de Atlixco recibió de manos de Mario Barrera Borjorges, delegado de la Profepa en Puebla dicha certificación que además lo convierte al relleno sanitario de Atlixco en uno de los nueve a nivel estatal que cumple con todas las recomendaciones de la legislación ambiental.

Juventino Hernández Lima, director del Relleno Sanitario y junto con el edil pioneros de este proyecto, externó que este certificado es un orgullo, pero también un compromiso; para los que laboran en el relleno, el municipio y sus habitantes; “Si participamos activamente todos, se puede lograr la certificación de un municipio limpio, que esto sea el inicio para esta encomienda, por ello solicito a todos a sumarse en bien del medio ambiente”.

Este relleno sanitario hoy reconocido nacionalmente por ser no contaminante data del 24 de febrero del año 2000, cuando se firma el convenio de coordinación para atender conjuntamente la problemática ambiental causada por la disposición y tratamiento final de los residuos sólidos municipales.

Para marzo de ese mismo año; según se relato en un video que se proyecto antes de la entrega del certificado; acuerdan los porcentajes de aportación, al costo de la obra que era de siete millones 230 mil pesos; de los cuales el Gobierno del Estado en ese entonces contribuyó con el 50 por ciento y el restante se distribuyó entre los municipios de la región correspondiéndole a Atlixco el 81.86 por ciento, incluyéndose el valor de un terreno en tres fracciones; dos llamadas Cuacotenco y otra Cholulanotenco y en efectivo dos millones 182 mil 285 pesos con 20 centavos; a Tochimilco el 11.50 por ciento equivalente a 415 mil 725 pesos y a Tianguismanalco el 6.64 por ciento participando con la cantidad de 240 mil 36 pesos.

Tras la construcción de la primera celda, que es la que actualmente sigue funcionando y está ya a su máxima capacidad, el 25 de enero de 2012, se obtiene el primer certificado de calidad ambiental, con vigencia al mes de diciembre de 2014.

En la presente administración municipal, 2014-2018, se sigue gestionando recursos para la construcción de la segunda celda y se suma a estas gestiones el regidor de ecología y medio ambiente sustentable.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre