Hace once años sólo eran reuniones durante las noches de miércoles para compartir sus gustos musicales y tocar por amor a la música ochentera. Hoy es su proyecto de vida y por el que dejaron carreras “seguras”, pero ha valido la pena, porque Matute apenas empieza y sus integrantes viven entusiastas todos los “primera vez” que se les presentan.

En una entrevista exclusiva con este medio, Jorge D´Alessio, Ignacio Izeta, Pepe Sánchez, Irving Regalado, Tana Planter y Paco Morales, a propósito de su llegada el sábado al auditorio del Complejo Cultural Universitario (CCU) como parte del “Boombox Tour”, confesaron que hubo muchos momentos en que quisieron “tirar la toalla”.

Y es que como toda banda y todo proyecto, a veces las cosas no pasan cómo se imaginan, “en Matute cuando empezamos, empezamos porque queríamos tocar, muy aparte de lo que hacíamos cada uno”, afirmó Jorge. Tana estaba en teatro, Irving tocaba con Alejandra Guzmán, Paco y Pepe eran parte del equipo de otros artistas con giras aseguradas y él producía para otros.

“El miércoles era para olvidarnos de eso y como amigos tocar juntos la música que nos gustaba. De pronto empieza a caminar la bolita y el lugar se empieza a llenar. Nos dimos cuenta que lago sucedía con la banda que conectaba con la gente de manera especial. Que no nada más era una banda tocando covers, había algo más”.
Antes la nostalgia no era redituable, pero aquí estamos por tercos: Matute
FOTO: Antonio Aparicio/Síntesis

Paso que empezaron a pedirles fechas que no eran en miércoles, eran en días que cada uno tenía que cumplir con sus compromisos y hubo que decidir. Eso fue lo más difícil:

“El momento en que todo mundo renunció a lo que estaba haciendo porque te daba un spot de confort económico, que no quiere decir que fuese ni cómodo ni fácil donde cada uno estaba y les costó muchísimo a cada uno llegar a tocar con los grandes artistas, a estar en las grandes ligas. Al final de cuentas sabes que eso te paga bien”.

Todos con familia, con grandes responsabilidades, decidieron hacer de Matute su proyecto de vida y hubo sentimientos encontrados, “hubo desesperación, pero también eso nos unió, nos identificó en la misma situación”, comparte Jorge, quien vendió su auto para sobrevivir, así como sus compañeros, que vendieron sus instrumentos favoritos por lo mismo.

“Cuando alguno llegó a dudar, los demás íbamos con él, para darle paciencia”, agregó Irvin, “o me salió una buena oferta de trabajo”, dijo Tana. “Nos apoyamos todos desde un principio”, secundaron Paco y Pepe.
Antes la nostalgia no era redituable, pero aquí estamos por tercos: Matute
FOTO: Antonio Aparicio/Síntesis
“Por ello vivimos eternamente agradecidos con la gente porque esto no es un lanzamiento de disquera, es más, ni siquiera es uno de esos proyectos que están diseñados para funcionar entorno a la nostalgia. Matute no. En Matute somos realmente ocheteros. Somos un concepto que empezamos porque nos gusta y celebramos a nuestra generación”, intervino Jorge.

Hubo un momento que la nostalgia no era tan redituable, pero ellos en su terquedad, ya llenaron dos veces el Auditorio Nacional y el 26 de octubre irán por su “primera vez” en la Arena Ciudad de México, en donde grabaran por “primera vez” un DVD en vivo, convocando por “primera vez” a sus fans a ir disfrazados con el pretexto de la cercanía a Halloween.

También hace poco pisaron por “primera vez” Monterrey, van a ir por “primera vez” a tocar a Tijuana el 21 de octubre, a Mexicali, a Guadalajara después, por lo que Jorge D´Alessio sin miedo a equivocar concluye que:

“Apenas está explotando Matute. En realidad estamos empezando. Nos acaban de abrir el agua en el norte del país. La (experiencia) que sigue va a ser el acabose y vamos a agarrar (música) de los 70, 80, 90, de todo y vamos a crear una experiencia visual-auditiva que a la gente de detone emociones y que digan: vengo a ver a Matute porque me hace vivir cosas que nadie más”.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre