Tras hacer la visita a la Virgen de los Remedios, más de mil comerciantes se apostaron en la Plaza de la Concordia para participar en el milenario trueque, práctica donde el dinero pierde su valor y donde la comercialización de productos de palma, madera, mimbre y fruta se realiza mediante un intercambio.

Esta práctica va más allá de los tiempos prehispánicos y en San Pedro Cholula se han encargado de mantener vigente año con año esta tradición, la cual se ha convertido en un legado de generación en generación. Tal y como sucedió con la familia Pinto, padre e hija desde hace 20 años asisten a esta explanada para intercambiar productos.

“Llevamos 20 años asistiendo a este trueque, traemos frutas, nuez, cosas del campo”, expresó Manuel originario de Santa María Texca, comunidad cercana a la región cholulteca, quien indicó que es una oportunidad de obtener cosas que les hacen falta, “cada año estamos aquí, hoy hay más cosas de intercambio, vinieron con ropa y hacemos el cambio y quienes quieren comprar, pues también les vendemos”, expresó.

Poco a poco la Plaza de la Concordia se fue llenando de colorido con un importante número de productos a comercializar, bolsas, chales, fruta diversa, cestos de palma y mimbre, objetos de madera inundaron el recinto, en el que visitantes de diferentes lugares se dieron cita para ser parte de esta tradición prehispánica.

En esta ocasión, el gobierno cholulteca blindó la tradición y a fin de mantener sus raíces y se evitó que comerciantes de productos chinos, celulares, tecnología se colocaran en este sitio, a fin de resguardar esta herencia prehispánica. “Cerramos filas para no perder la esencia del trueque, no hay piratea, discos, productos que nada tienen que ver y vigilamos que se pierda la esencia del milenario trueque”.

 

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre