Agradecemos la solidaridad de la sociedad que confió en la Universidad Iberoamericana Puebla como un medio seguro para ayudar a las comunidades afectadas tras el sismo. Esto nos compromete a ser muy puntuales en la entrega de todo lo donado y a generar esquemas que nos permitan repartir los víveres en las manos de quien realmente lo necesita dentro de las zonas más alejadas y dañadas.

Esta metodología implicó que miembros de la Comunidad Universitaria se aseguraran que la entrada, recepción y entrega de los apoyos en estos municipios fuera equitativa. Un ejemplo de esto es el equipo comandado por Guadalupe Chávez Ortiz, directora del Departamento de Ciencias de la Salud.

Dicho grupo conformado por más de 40 integrantes atendieron las necesidades de San José Platanar, San Vicente, Temaxcalapa, Tochimilco, Huaquechula, Chietla, Atzala, entre otros. Estableciendo contacto con personas de la población se evitó que terceros pudieran lucrar con esta situación de emergencia.

Dada la magnitud de los acontecimientos, la Ibero Puebla no puede permitirse actuar impulsivamente y ante ello los esfuerzos están establecidos para el corto, mediano y largo plazo. El primer paso fue coordinar a los voluntarios para recibir, clasificar y repartir los apoyos recibidos.

En un segundo momento, los especialistas de la Universidad, académicos y alumnos, contribuyeron con su conocimiento, en la revisión estructural de los inmuebles y en el acompañamiento psicológico. Con esta primera recolección de datos se identificaron las necesidades para así poder capacitar a los estudiantes y lograr una intervención más efectiva.

El desarrollo comunitario y su intervención es algo muy específico, para lo cual se necesita experiencia en el campo. Esto permite que el trabajo de años realizado por académicos de la institución en zonas marginadas y vulnerables, resulte fundamental para incidir de forma más profunda en la solución de problemas.

Sabedores que este es un proyecto de largo aliento, la Ibero trabaja de la mano con distintas organizaciones nacionales e internacionales de tal manera que los esfuerzos realizados sean permanentes.

Finalmente, con los diagnósticos obtenidos y el trabajo de campo realizado por nuestros especialistas, podremos desarrollar formas para seguir ayudando, y con ello cubrir las necesidades de vivienda para quienes han perdido su patrimonio.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre