Guillermo Hermoso de Mendoza se presentó con el pie derecho y conquistó tierras poblanas tras cortar tres apéndices en el cartel de lujo, presentado por la empresa Protauro.

“Siento alegría pero triste porque es mi maestro, es mi papá pero también me siento satisfecho porque hoy fue mi tarde. Todo el día estamos metidos en los caballos”, expresó Guillermo Hermoso quien festejó el cariño que recibió de la afición poblana.

En este festejo también lució Sergio Flores que con “Perlito” de 480 kilos logró una gran faena y su actuación le valió para una oreja.

Después de media hora de retraso y con un aforo de media plaza, se llevó a cabo esta fiesta brava, donde los alternantes buscaron salir en hombros en esta tarde taurina.

El primero en aparecer en el ruedo fue Sergio Flores, que con una tanda de derechazos y naturales logró dominar a su burel, aunque con la espada pinchó en su primera oportunidad; en la segunda logró una estocada certera para vencer a su enemigo y el juez le regaló la oreja.

El triunfador de la tarde fue Guillermo Hermoso de Mendoza, que con “Bandolero” de 442 kilos mostró arrojó por enfrentar a su enemigo, se lució con la cuadrilla de equinos y obtuvo dos orejas.

En el segundo de la tarde, “Velador” de 442 kilos, el rejoneador navarro logró una faena llena de valor y destreza para acabar con su enemigo de estocada certera, recibiendo el tercer apéndice.

Su padre, Pablo Hermoso de Mendoza, intentó quedarse con las palmas pero no tuvo suerte con sus bureles al igual que Leo Valadez, yéndose con las manos vacías

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre