Contento y motivado, es como se encuentra el pitcher poblano César Vargas, quien recibió la oportunidad de ganarse un lugar en las Grandes Ligas este 2018 con los Nacionales de Washington.

Previo a su partida a Estados Unidos, el pitcher derecho quien estuvo el año pasado en Triple A con los Padres de San Diego -sin recibir una oportunidad con el primer equipo- se dio el tiempo de platicar en exclusiva para Síntesis, y señaló que el 2017 fue un año de aprendizaje, sobre todo, en su paso con los Naranjeros de Hermosillo en la Liga del Pacífico, ya que puso en práctica todo lo aprendido en Verano con los Padres.

“Para mí fue un año de aprendizaje, gracias a Dios no había tenido un año malo hasta este, lo tomó como aprendizaje, tuve etapas de sube y baja, pero de todo aprendo y llegando a Hermosillo traté de poner en práctica esas enseñanzas y ahora me voy concentrando en lo que viene” dijo.

Explicó que tuvo un buen paso en la sucursal de los Padres, sin embargo, una lesión con dicha novena lo mermó mucho, por lo que ahora busca aprovechar al ciento por ciento la oportunidad que le brinda Nacionales y quedarse en el bullpen.

“Voy a llegar, voy a dar el cien por ciento, por a tratar de ganarme un lugar en el bullpen, o en la rotación del equipo, tengo que tirar mejor que la gente que está en la organización, pero me siento tranquilo y tengo que confiar en mí mismo” declaró.

Dejó en claro que la conformación del equipo para la Temporada 2018 en Grandes Ligas va por buen camino, “desafortunadamente fueron eliminados el año pasado, pero cuentan con una base muy sólida, van por piezas claves que les permita dar ese empujón para llegar a la Serie Mundial”.

La fortaleza de esta novena es su bateo y aunque algunos analistas consideran que faltan piezas en el bullpen para avanzar, confió en tener una oportunidad para demostrar todo el trabajo realizado en las diferentes sucursales en las que se ha presentado. El 14 de febrero comenzará el trabajo de pretemporada, en esta fecha deberá estar listo para ganarse un sitio ya que una semana después comenzarán los juegos de preparación.

Vargas, quien lleva el béisbol en la sangre gracias a su padre Ignacio Vargas, que jugó por 10 años en la LMB, puntualizó que continúa preparándose para ser el mejor lanzador, “me hace falta trabajar más en mi comando, tengo buen control con la recta, pero no es lo mismo tirarla de strike que tirarla a donde tú quieres, eso es lo que yo debo de trabajar”.

En torno a la propuesta que existe de que se llegue a fusionar la Liga Mexicano de Béisbol (LMB) y la Liga del Pacífico, señaló que es viable y esa unión le permitiría crecer al béisbol mexicano, sobre todo, exportar peloteros al extranjero.

“Se puede atraer a más gente y más que nada a niños que les pueda gustar más el béisbol. Se traerían extranjeros de primer nivel, gente de grandes ligas que no caben en los rosters, esto aumentaría el nivel, pero es una gran idea” puntualizó.

Su paso por diversas ligas, le permite diferenciar el alto nivel que está adquiriendo la Liga Mexicana de Béisbol. Su talento con el “rey de los Deportes” le permitió ganarse un lugar desde los 10 años en la Liga Mexicana de Béisbol. En 2009, César fue negociado de los Pericos de Puebla a los Yanquis, que de inmediato lo mandaron a la academia que tienen en República Dominicana, donde comenzó la aventura profesional de Vargas, por lo que con esta amplia trayectoria reconoció que el nivel mexicano es considerado como un nivel de triple A, “estamos un poco por encima de este nivel, no como las Grandes Ligas, pero les pisamos los talones y espero que poco a poco pueda crecer el nivel”.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre