Huehuetla.- Cuatro elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) que fueron suspendidos de sus funciones tras ser acusados de robo de madera en un domicilio particular, fueron reincorporados al servicio y se determinó que se les deberán pagar los salarios de los cuatro años que permanecieron fuera de la corporación, ante la falta de pruebas de la parte acusadora.

Fue entre noviembre de 2013 y abril de 2014, que los elementos de la base de operaciones de Huehuetla, Cuauhtémoc Fuentes Castañeda, Juan Gabriel Rodríguez Sánchez, Alejandro Sánchez García y Javier Aguilar Camacho fueron separados de su cargo por parte de la dirección de asuntos internos de la Secretaría de Seguridad Pública para permitir el esclarecimiento de los hechos.

Los afectados refirieron que desde ese momento dejaron de percibir sus salarios, y se dedicaron a la presentación de pruebas ante la autoridad competente, toda vez que relataron que el día que se realizó el supuesto robo de madera, se encontraban en un operativo en la ciudad de Puebla y en las declaraciones la parte acusadora nunca emitió un señalamiento directo hacia los elementos.

Los elementos a través de su representante legal Laura Vázquez García, presentaron las pruebas de que se encontraban en Puebla el día del robo y lograron demostrar que no tuvieron ninguna participación en los hechos, lo cual quedó asentado en el resolutivo emitido por la Comisión de Honor y Justicia, fechado el 23 de febrero de 2018.

Por tal motivo en el artículo segundo del resolutivo se estableció que: Resulta procedente declarar sin responsabilidad a los policías estatales preventivos Cuauhtémoc Fuentes Castañeda, Juan Gabriel Rodríguez Sánchez, Alejandro Sánchez García y Javier Aguilar Camacho.

En el artículo tercero establece que: Se ordena declarar insubsistente la suspensión temporal de funciones de los policías, ordenada los días cuatro de noviembre de 2013 y 21 de abril de 2014, procediendo a la reintegración de los salarios y demás prestaciones que dejaron de percibir con motivo de la suspensión temporal, en virtud de que fueron declarados “SIN RESPONSABILIDAD” en el asunto.

El testimonio de las personas que formaron la parte acusadora fue calificado como impreciso, obscuro y vago, toda vez que primero se declaró que los hechos ocurrieron a las 21:00 horas del seis de marzo, además solo se apuntó que cinco sujetos ingresaron al domicilio de la señora Elizabeth Nava Carmona y se llevaron la madera, pero no hace referencia a los elementos de la policía estatal, más tarde un testigo declaró que los hechos ocurrieron el día 27 de marzo, es decir existían 21 días de diferencia.

Todas estas inconsistencias en la denuncia que se interpuso en contra de los policías, fueron presentadas por la abogada Vázquez García y lograron demostrar su inocencia y sobre todo dijeron que se limpie sus nombres y el de la Secretaría de Seguridad Pública de Puebla.

Al respecto Cuauhtémoc Fuentes y Alejandro Sánchez, dos de los implicados, dijeron que tras el resolutivo se reintegrarán al servicio, acatando las órdenes del director de seguridad pública y con el mismo compromiso de salvaguardar la seguridad de los ciudadanos y se dijeron satisfechos de que se demostró su honestidad y se les reincorporó a su trabajo.

En el mismo sentido se expresó Juan Gabriel Rodríguez, quien en 2013 se encontraba como comandante de la base de operaciones de Huehuetla, quien también reiteró su compromiso con la Policía Estatal y a partir de esta semana se integrarán al servicio y dijo que con esto se reafirma su inocencia y el servicio que ofrece la corporación.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre