Como sabiamente aseveró un día la feminista y antropóloga mexicana, Marcela Lagarde “La alianza de las mujeres en el compromiso, es tan importante como la lucha contra otros fenómenos de la opresión y por crear espacios en que las mujeres puedan desplegar nuevas posibilidades de vida”.

El concepto poco conocido denominado “sororidad”, se define como “la solidaridad y concordia entre mujeres, que implica un reconocimiento mutuo, plural y colectivo”, es una definición que encontramos con facilidad en la red, pero que lamentablemente es tan difícil encontrar en las relaciones humanas que existen entre las mujeres en la vida cotidiana. Afortunadamente existen sus honrosas excepciones, sin embargo si es una circunstancia que podemos observar comúnmente a diario y que debemos esforzarnos por transformar y si es posible erradicar.

La palabra sororidad se deriva de la hermandad entre mujeres, el percibirse como iguales que pueden aliarse, compartir y, sobre todo, cambiar su realidad debido a que todas, de diversas maneras, hemos experimentado la opresión. (mujerpalabra.net)

Siendo sinceras las mujeres todavía tenemos  mucho trabajo que hacer sobre este tema, y un gran problema que enfrentar, porque claramente se nota que no hay solidaridad entre nosotras, no sabemos trabajar en equipo porque todavía nos miramos con una óptica de la competencia, -obvio un tema de educación y crianza-, sin embargo es una situación que primero debemos aceptar y asumir, para después sensibilizar y trabajar para transformar en nuestro propio beneficio.

Coincido perfectamente con lo que se expresa en el artículo publicado en el año 2012, en la página mujerpalabra.net, cuando se asegura que “…el feminismo propone que este concepto vaya más allá de la solidaridad. La diferencia radica en que la solidaridad tiene que ver con un intercambio que mantiene las condiciones como están; mientras que la sororidad, tiene implícita la modificación de las relaciones entre mujeres. En resumidas cuentas, la sororidad se traduce en hermandad, confianza, fidelidad, apoyo y reconocimiento entre mujeres para construir un mundo diferente; percatarse que desde tiempos antiguos hay mujeres que trabajan para lograr relaciones sociales favorables para ellas y para nosotras, recordando siempre que todas somos diversas y diferentes…”

Afortunadamente ya hay grupos de mujeres que si hay logrado trabajar en armonía, compañerismo, respeto, madurez, asumiendo las diferencias, desarrollándose sanamente en vínculos de amistad, profesionalismo y en un trato digno.

Y  precisamente debido a que acabamos de conmemorar el Día Internacional de la Mujer, vale la pena recordar el antecedente histórico que fue propuesto por la militante socialista alemana Clara Zetkin, en el VIII Congreso de la II Internacional Comunista, evento que en la actualidad ha sido desgastado y mal entendido, pretendiendo celebrarlo con algarabía, y no como un momento de reflexión y de profunda pena, y en el que por momentos se olvidan los trágicos momentos que dieron origen a esta celebración, como -la muerte violenta de cientos de mujeres, buscando justicia laboral-, y que sirvió de base para conmemorar un día tan especial.

No podemos negar que la situación de algunas mujeres ha cambiado en estos últimos cien años, en ciertos sectores y puntos del planeta, al existir mayor equidad educativa, social, laboral y legal, pero también por otro lado existen gravísimos índices de violencia, feminicidios, acoso sexual e injusticia laboral, como lo que vivimos a diario en nuestro país, y que peor aún cada día se incrementa.

Es urgente que sociedad y autoridad, se replanteen las acciones realizadas, las cuales no han logrado el impacto deseado, porque como ayer se dio a conocer por representantes de la ONU, cada día siete mujeres mueren en México y esto, creo que es una terrible muestra de que las estrategias se tienen que transformar para evitar que cada día más mujeres sufran violencia, trata, o en el peor de los casos sean asesinadas.

Cualquier duda o comentario por favor envíalo a mi correo  vicky_barbara@hotmail.com y te invito a que visites la página de Facebook Eva y Lilith Radio y Prensa. ¡Hasta la próxima!

COMPARTIR

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre