La B, La T y La C, las escuelas de ballet, circo y teatro del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (Imacp) son proyectos que abonan al desarrollo social, pues tienen la finalidad de ir buscando talento en lugares donde hay déficit económico, un factor que no debería ser un obstáculo para que niños y niñas desarrollen algún talento, si son poseedores de ello.

Los tres programas están bajo la coordinación operativo – administrativa de la Coordinación de Desarrollo de las Artes del Imacp, dependencia cuya titular es Anel Nochebuena Escobar. Para el periodo Primavera 2018 se tienen en vigencia a 190 alumnos becados, distribuidos en 83 en La B, 65 en La T y 42 en La C, esta última la más joven de las tres escuelas.

“Esas escuelas son los semilleros para formar las futuras compañías de ballet, teatro y circo de Puebla, que nunca habían existido. A eso habría que sumar que el esquema bajo el cual se hacen es único en el país, en el sentido de casarnos con las mejores escuelas de ballet, teatro y circo de la industria privada y juntos crear una nueva escuela”, dijo Nochebuena Escobar.

Esta vinculación entre la dependencia municipal y las empresas privadas, es simplemente porque la primera por sí sola, no podría fundar una escuela, y menos tres, por los costos que implican, desde el espacio para las clases, hasta el pago de profesores de primer nivel.

De tal modo que La B, Escuela de Ballet Puebla, está en convenio con Teatro Ballet Puebla y Ballet Studio Ruso; La T, Escuela de Teatro de Puebla Joaquín Cordero, está a cargo del a cargo del grupo Processo4 y La C, Escuela de Artes Circenses, tiene al frente a profesionales de Rodará y a estas escuelas cada año se les paga por el número de niños que atiendan como becarios.

Hace cuatro años y medio que Anel Nochebuena Escobar tomó la administración del Imacp, lo hizo con el propósito de crear políticas culturales capaces de unir, por un lado la formación del público y por otro el descanso de la existencia en el arte.

“El arte tiene dos manifestaciones, por un lado esta manifestación donde el público descansa su existencia y por otro una manifestación donde el público está formándose, ya sea como espectador o como artista. Si uno logra tener las dos y hacer un buen trenzado, lo que obtienes es una política cultural mucho más potente y capaz de permear más en la sociedad”.

Aunado a que se está creando un producto propio municipal, cuyas compañías tendrán la oportunidad de postularse a eventos nacionales e internacionales, donde desde la escuela se les está dando esa visión global, a través de convenios con organismos gubernamentales y no gubernamentales, que llevan a los alumnos a tener experiencias profesionales por diferentes partes de México y el mundo.

En este sentido, a partir de 2014, el programa de teatro se integró con la Roundabout Theater Company de Nueva York y buscando generar una experiencia vivencial para los alumnos becarios de ballet, se gestionaron apoyos con la American Ballet Theater, Limon Limon Compay y la Joffrey Ballet School.

Además, para alumnos becarios con el desempeño más destacado en sus programas, se han generado tres viajes anuales de formación artístico -cultural a la ciudad de Nueva York. Como resultado, se han realizado tres viajes a Nueva York con doce alumnos de ballet y teatro.

En 2017 el programa circense se integró a esta propuesta, realizando dos alumnos y un instructor un viaje de un mes a Colombia, considerando una agenda de presentaciones y convivencia por cinco ciudades de ese país.

En suma los programas han logrado alrededor de 100 presentaciones de impacto social, como: clases muestra, participación en el Fest On, Gala de fin de año, Día Internacional del Autismo, Día Internacional del Circo, Día Internacional del Teatro, campamento de Verano en Chapulco, Estación Verano, Beso de Fotografía y performance en la exposición Picasso.

“Estos son proyectos a largo tiempo, están pensados para la administración que sigue y toda la vida cultural de Puebla, independientemente del director en turno y los colores de un partido político u otro. Cuando se habla del desarrollo cultural de una ciudad, se habla también del producto interno de la misma”, añadió la actual directora del Imacp.

No obstante, no hay seguridad de que ninguno de los proyectos que ha hecho e Imacp en este tiempo, permanezca, pues el titular que sigue no tiene porqué aceptarlos, ni porqué verlos con buenos ojos.

No así, asume Nochebuena Escobar, si quien llega a la silla del Imacp es un gestor cultural que tenga conocimientos desde lo estético y antropológico, ya que podrá ver la importancia de unas escuelas que la ciudadanía han hecho suyas, lo que hace que pertenezcan más al común denominador, que sólo a una persona.

Incluso, concluyó, las escuelas de La B, La T y La C, serán abrazadas en breve por el Gobierno Federal, a través de un próximo convenio con el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre