Ayer platiqué con el Dr. Lauro Mercado Gasca, director general de Mercaei, una de las empresas demoscópicas más reconocidas en el país, cuyas encuestas hemos publicado en Síntesis con las preferencias electorales de Puebla en la competencia por la gubernatura del estado. La conversación de este martes giró en torno a las encuestas que hemos visto las últimas semanas publicadas en periódicos nacionales y cuya mayoría da una amplia ventaja a Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Sin duda las encuestas no son predicciones. Son la opinión de los electores y sus preferencias entre los candidatos el día del levantamiento, y pueden ser síntomas de lo que puede ocurrir el día de la elección.

Varios puntos de reflexión me compartió el Dr. Mercado:

  1. “Mi análisis es que todas las encuestas coinciden en el puntero, Andrés Manuel López Obrador. Hay dos grupos de encuestas, unas que le dan una ventaja mayor, que lo ponen entre 45 y 50 puntos de preferencia electoral efectiva, y otras que lo ponen por ahí de los 40”.
  2. “Más allá de si está a 10 o 20 puntos de distancia, un punto central es el análisis de la dureza de la preferencia y por lo analizado, está dividido en dos:
  3. La primera es el votante duro de AMLO, que pase o que pase votará por él.
  4. La segunda no es tan firme, y se pude llamar “blanda”. Se puede medir con diferentes preguntas como qué tan seguro o por algo supieras que tu candidato no pudiera ganar, por quién votarías. En esa segunda, ves que dice que votaría por Anaya, sobre todo o por Meade en un porcentaje menor, o por Margarita. El Bronco no jala mucho”.

En la charla con el Dr. Mercado reflexiona acerca de un punto central:

“Si bien, hoy se ve como un gigante y puede ser que así quede, es un gigante vulnerable

que puede ser que toda esta crítica que hay en la campaña de contrastes genere que esta mitad no tan firme le dé una segunda reflexión a su voto”.

Me explicó que casi todos ellos son nuevos simpatizantes creados este año, porque los que tenía el año pasado eran como la mitad.

Este nuevo bloque de seguidores se sumaron cuando se hizo más visible y presente la elección. “Lo que la gente vio fue a Meade y Anaya peleándose y nadie tocaba a AMLO con su estrategia de amor y paz. Por ello llega al inicio de la campaña con este posicionamiento y con las campañas”.

Además, me explicó que la “no respuesta” o no contestó están en un rubro y los que dicen todavía “no sé”, son indecisos; son realmente 5% indecisos.

La única posibilidad de ver un cambio en la preferencia electoral y que ella incida en el resultado del 1 de julio sería con la suma de esos indecisos y la resta de porcentajes del actual porcentaje de blandos más los simpatizantes blandos del PRI que haciendo ese voto estratégico se sumara a Anaya; sólo así se podría poner competitiva la elección.

Me quedo con una última frase:

“Lo más probable es que vaya a ganar pero este arroz no se ha cocido”.

Y es que faltan aún algunas semanas en que podrían presentarse situaciones que vayan modificando las preferencias.

Un contraste será por ejemplo, los debates por venir.

Ahí les dejo las reflexiones del Dr. Lauro Mercado Gasca que me ayudan a concluir que aún no está decidido nada.

Gracias y nos vemos en Twitter en @erickbecerra1 y Facebook como @erickbecerramx

 

 

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre