El arzobispo Víctor Sánchez Espinosa consideró pertinente que las autoridades investiguen si el presidente municipal de San Martín Texmelucan, Rafael Núñez, tiene vínculos con el crimen organizado.

La opinión del prelado se da luego de que esta semana elementos de la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE) detuvieron al secretario de Gobernación Municipal, Marco Antonio Cruz Ávila y a la directora del Centro de Monitoreo (C2), Sandra López Olvera. Y al comienzo del mes de mayo 180 policías de Texmelucan fueron detenidos y un centenar sigue en prisión.

Tras oficiar la misa dominical en la Catedral de Puebla, monseñor dijo estar preocupado por la “descomposición” social que se vive en esa región del estado.

“La población tiene derecho a saber cuál es la situación de una comunidad que se descompuso muy rápidamente y apelo porque llegue la paz y la tranquilidad”, manifestó.

Sánchez Espinosa relató que la semana pasada realizó un recorrido por San Martín Texmelucan, donde percibió “cierta tensión”, lo cual lamentó y más porque las autoridades han confirmado la colusión de altos mandos con la delincuencia.

Luego de la entrevista con la prensa, el arzobispo de Puebla partió un pastel por su cumpleaños número 68.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre