El próximo viernes 16 de noviembre, a las 19:00 horas en el Auditorio de la Reforma de la ciudad de Puebla, se llevará a cabo un concierto con la Orquesta Filarmónica 5 de mayo, bajo la dirección de Sergio Berlioz, dentro de su temporada de otoño 2018, con un programa integrados por obras de Beethoven, R. Strauss y Schubert.

El programa está formado por la obertura del ballet “Las criaturas de Prometeo” (1800) de Ludwig Van Beethoven (1770-1827), las “Cuatro últimas canciones” para soprano y orquesta (1948) de Richard Strauss (1864-1948), llevando como solista a la soprano Elisa Ávalos, y para concluir la Novena sinfonía “La grande” en do mayor (1825-26) de Franz Peter Schubert (1797-1828)

Sobre las tres obras que se van a interpretar, el Mtro. Sergio Berlioz comenta:

Estas no van a ser las típicas notas al programa de un concierto. No pueden ser cuando el que las escribe es quien va a dirigir dos de las obras que le han dado sentido a su vida y que quiero compartir con ustedes el por qué. Para empezar, programé la deliciosa Obertura del ballet Las criaturas de Prometeo de Beethoven para preparar la audición a las dos montañas sonoras que le siguen por su frescura primaveral, como el que atraviesa un jardín antes de entrar a un templo.

 

Sergio Berlioz dirigirá concierto de la Orquesta Filarmónica 5 de mayo
Antonio Aparicio/Síntesis.

 

Prometeo, el héroe que trajo el fuego a los hombres, es un pretexto, una alegoría para hacer un ballet el mayor coreógrafo de la época, el célebre Salvatore Viganò (1769-1821). Obra de encargo, Beethoven escribe la música de lo que sería su único ballet en 1800, al mismo tiempo que creaba su Primera sinfonía. La música retrata una trama típica de un ballet cortesano del siglo XVIII: Dos estatuas cobran vida y con ello la necesidad de sentir la vida. Prometeo será quien las lleve a Apolo y les otorgue sabiduría. La ligereza con que Beethoven trata este tema lo aproxima más al siglo del Rococó que al que inicia. Un Beethoven dulce, pero firme que vaticina lo que hará unos años más tarde con su Sinfonía” Pastoral”.

Después de este marco primaveral del joven Beethoven vayamos a los Alpes suizos, donde Richard Strauss trata de recuperar su mundo interno, porque el otro ya no existe. En 1945, a los 81 años de edad, el compositor alemán enfrentaba la catástrofe y el fin de la Segunda Guerra Mundial. Refugiándose en la casa de su hijo en Suiza, Strauss escribirá tres años más tarde, en 1948, su canto de cisne, unas canciones sin relación aparente, la primera con poesía del romántico Joseph Von Eichendorff y tres con poesía de su amigo Hermann Hesse, muriendo poco después de concluirlas. En ellas hace un doble homenaje, a su esposa y compañera de toda su vida, la soprano Pauline de Ahna y en memoria de su padre, el gran cornista de la Ópera real de Baviera, Franz Strauss. Su editor inglés Ernst Roth encontró estas canciones sobre su escritorio y descubrió que había una coherencia interna y decidió formar un todo, hoy conocido como las Cuatro últimas canciones. A mi modo de ver, uno de los momentos más bellos de la historia de la música, este ciclo de canciones de serenidad deslumbrante, hace un puente entre la vida y la muerte a través de un marco sonoro y visual: los Alpes, donde todo es inmenso y al mismo tiempo necesario, colocando al ser humano en su justa dimensión de espectador y parte de un todo con la vida.

 

Sergio Berlioz dirigirá concierto de la Orquesta Filarmónica 5 de mayo
Imelda Medina/Síntesis

 

Un día en 1979, cuando estudiaba en el Conservatorio Nacional de Música en la Ciudad de México, en casa de un amigo de toda la vida, Ignacio Alcocer, me dijo que me iba a presentar una razón suficientemente grande como para consagrar mi vida a la música: La Novena, la “Grande”, la obra maestra de Schubert. Tenía razón, ya nada fue igual. La importancia de esta obra radica que Schubert, autor de más de 600 canciones, quería dar un paso más alto, emular al compositor que le tenía franca veneración: Beethoven. Para lograrlo, superó el pequeño formato de las canciones y se lanzó a componer sonatas, cuartetos de cuerda, óperas y…sinfonías, la gran forma, en un total de 13, seis de ellas inconclusas. Trabajó duro, superándose en cada una, hasta llegar a la obra que escucharemos hoy. Schubert tenía 29 años de edad, dos años más tarde murió.

La Novena sinfonía tiene la misma fuerza e impulso vital que una sinfonía de Beethoven, Schubert lo había conseguido, la obra se abre paso desde los dulces paisajes bucólicos, hasta los abismos habitados por la noche eterna a través de una incansable vitalidad, en una variedad de melodías muy contrastadas, teniendo en común un rasgo: el anhelo como motor, el anhelo que logrará al final de esta monumental sinfonía el llegar a la cumbre. Se trata de la obra más afirmativa y esperanzadora del compositor vienés, la obra maestra fraguada en toda una vida de trabajo continuo e incansable de uno de los mayores compositores de todos los tiempos. Para los integrantes de la Orquesta 5 de mayo y para mí, es un privilegio dotar de vida las notas que atesora la partitura de esta obra pilar de la historia de la música para todos ustedes.

 

  • ELISA ÁVALOS, SOPRANO

Originaria de la ciudad de Puebla. Inicia su formación musical a la edad de 8 años como integrante de los coros Schola Cantorum Lasallista y Orfeón Interuniversitario de Puebla, bajo la dirección del maestro José Antonio Rincón. Estudió la licenciatura en canto con la maestra Maritza Alemán y la colaboración del maestro Mario Alberto Hernández en la Escuela Superior de Música del INBA y el CONACULTA graduándose con mención honorífica en 2007. Ha tomado cursos y clases magistrales con Philip Picket, Joan Dornemann, Francisco Araiza, Adriana Fernández, Isabel Schau, Susan Young (+), Horacio Franco, Marta Almajano, Joseph Cabré, Héctor Sosa, Alfredo Mendoza, Ramón Vargas, Íride Martínez, Edith Ruiz, Rogelio Riojas, entre otros.

En 2003 obtiene el primer lugar en el concurso de canto Maritza Alemán, de la ESM. Durante el 2006 y 2007 es becaria del Taller de Perfeccionamiento Operístico de SIVAM. En septiembre de 2009 obtiene los premios Gilda Morelli a la mejor interpretación y proÓpera otorgado por el público en el XVII Concurso Nacional de Canto Carlo Morelli. En enero de 2010 gana el segundo lugar en el primer concurso de canto Las voces jóvenes del bel canto en México.

Es integrante de los grupos especializados en Música Antigua: Los Tonos Humanos y Concentus Antiqua Musica, con los que ha realizado presentaciones a lo largo del país y el extranjero. Como solista se ha presentado con las Orquestas Sinfónicas de la Universidad de Guanajuato, de la Universidad Autónoma de Nuevo León, de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, del Estado de Puebla (ahora Filarmónica 5 de Mayo), del Conservatorio de Música de Puebla, Sinaloa de las Artes, del Teatro de Bellas Artes, la Camerata de las Américas y la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, bajo la batuta de los maestros Arturo Diemecke, Enrique Bátiz, Joseph Cabré, Fernando Lozano, Henrik Schaefer, Niksa Bareza, José Luis Castillo, entre otros.

En julio de 2011 hace su debut en la ópera Le Nozze di Figaro con el rol de Susanna en el Teatro Ocampo. En 2011 fue beneficiaria del Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico de Puebla con el proyecto “La música virreinal se reencuentra con las comunidades marginadas en el interior del Estado de Puebla”. En 2012 es invitada a través de la SEP de Puebla en apoyo a la Unión de Poblanos en el Exterior a la Expo COFEM en Los Ángeles CA. En 2013 debuta en la Compañía Nacional de Ópera de Bellas Artes en la ópera Hänsel und Gretel con el personaje del Hada del Rocío. En 2014 es becaria de la primera generación del Estudio de Ópera de Bellas Artes.

 

SERGIO BERLIOZ, COMPOSITOR Y DIRECTOR DE ORQUESTA

Con cuatro décadas de trayectoria musical y académica, el compositor Sergio Berlioz ha participado en más de 4000 conferencias, mesas redondas y conciertos; impartiendo cátedra, diplomados y cursos en varias universidades y centro culturales de todo el país y la República Checa. Ha publicado más de un millar de artículos y ensayos de temática musical y cultural en general en México, Hungría, Grecia, Estados Unidos, Turquía, Marruecos, Argentina, Perú, Bélgica, República Checa, Corea del sur e Israel; ganado en 1989 el Premio Nacional de Periodismo, así como condecoraciones en Hungría, República Checa e Israel. En el 2013 le fue concedida la Cédula Real de la ciudad de Puebla (equivalente a las llaves de la ciudad) y la Medalla Guillermo Prieto de la Universidad Xilotzingo, por sus aportes a las humanidades; en diciembre de 2016 recibió un reconocimiento por parte del Gobierno del Estado y el Ayuntamiento de la ciudad de Puebla como una de las diez personalidades más relevantes del ámbito cultural poblano con proyección nacional e internacional, y el pasado 1ero. de junio la Asociación periodística Síntesis le otorgó el Premio a la Trayectoria. Autor de siete sinfonías, once cuartetos de cuerdas, poemas sinfónicos, cantatas, conciertos para flauta de pico, clavecín, oboe, piano, guitarra, violoncello y fagot; así como sonatas, tríos, quintetos, entre otras obras, ejecutadas con gran éxito en Estados Unidos, Inglaterra, Polonia, Lituania, Chile, Canadá, Israel y México.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre