Atlixco. Como cada año ciudadanos y un grupo de funcionarios de primer nivel encabezados por el alcalde Guillermo Velázquez Gutiérrez y su esposa, la señora Mónica Caballero, presidenta del sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), entregaron juguetes a los niños que toman terapias en el Centro de Rehabilitación Integral (CRI) de este municipio.

En el evento protocolario, la presidenta DIF señaló y reconoció la importancia de la participación ciudadana en todos los aspectos que involucra el gobierno, en específico el lado humano del cual se encarga esta dependencia, por ello agradeció la suma de las damas voluntarias del DIF para apadrinar a niños en este día.

El mecanismo consiste en que cada uno de los menores escribe su carta a los tres Reyes Magos, la cual es depositada en el buzón que se instala dentro del edificio del CRI, después el personal de entrega el buzón a los Reyes Magos quienes a su vez, después de leer las cartas entregan los juguetes solicitados a los padrinos para que ellos se encargue de llevarlo hasta las manos de cada uno de los menores.

Son cerca de siete años en que este programa se viene realizando y organizado por parte del personal de este centro de rehabilitación, logrando dibujar sonrisas en los menores, además este el día de la entrega se parte roca, saborean chocolate, se pueden tomar la foto con los tres mágicos personajes y en esta ocasión presenciaron una pastorela montada por los chicos voluntarios del CRI.

Sin duda alguna todos los niños presentes terminan este día feliz, pero una de las historias que debe contarse es la del pequeño Moisés Cruzde un año de edad, este pequeñito llego al CRI por recomendación de los doctores que lo trajeron al mundo debido a que por dos condiciones requerían atención inmediata.

El pequeño Moy nació el 20 de septiembre del 2017, justo un día después del fatídico sismo que cimbró Atlixco, consecuencia posiblemente de la fuerte impresión que tuvo su madre por el movimiento telúrico.

El pequeño estuvo ocho días entubado y en el hospital, fue hasta sus seis meses que puedo regresar a su hogar y los brazos de su madre, pues no reaccionaba, no lloraba, de inicio pensaron que se debía a los difíciles momento que paso su madre, posteriormente al hacerle estudios detectaron que se trataba de un problema en la sangre, pero el daño ya estaba hecho entonces la única condición para que fuera a su hogar es que tomara terapias en el CRI”, relataron sus abuelos.

Este relato fue compartido por la pareja mientras el pequeño Moy disfrutaba de su regalo de reyes que apadrino uno de los funcionarios del gobierno actual, una pelota de futbol con la que no para de jugar.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre