Atlixco. El director general de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural de la Secretaria de Cultura del Gobierno de la Republica, Arturo Balandro Campos, declaró que a nivel general en el país se lleva el 25 por ciento de la reconstrucción de los bienes muebles e inmuebles que resultaron dañados por los sismos del 2017.

Para ello se cuenta con 11 mil millones de pesos los cuales comenzaron a invertirse desde los primeros días tras el desastre y se prevé se terminen en el 2021 con la rehabilitación de lo todo lo dañado.

Lo anterior durante una entrevista realizada durante su más reciente visita a Atlixco, en específico en el marco de la entrega de dos capillas que datan del siglo XVI en la junta auxiliar de San Pedro Benito Juárez.

En el 2017 resultaron dañados dos mil 340 bienes inmuebles, pero además seis mil bienes muebles que se encontraban dentro de estos templos y que también serán rescatados a través de este programa que en ese año tras el sismo inicio el gobierno federal de recuperación.

Con este programa se desplegaron todos los recursos de la Secretaria, pero especialmente del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y los pusimos en el campo para poder hacer el universo de daños, hacer los dictámenes técnicos necesarios para iniciar los procesos de recuperación de los recursos para poder hacer las obras que se necesitan afortunadamente a lo largo de todo un año que nos llevó, logramos conseguir 11 mil millones de pesos, tres veces el presupuesto del INAH en un año, conseguimos el dinero, lo vamos a poder usar a lo largo de todo el programa”, declaró Balandro Campos.

Reconoció que por primera vez mediante un programa federal se atiende los bienes muebles de una manera sistemática y actualmente el proceso va bastante adelantado, tanto que el presidente de la Republica, Andrés Manuel López Obrador, anunciara en el marco de los primeros 100 días de gobierno cuantos inmuebles y muebles se han entregado, como es el caso de los de San Pedro Benito Juárez, Puebla y Huejotzingo.

Reconoció que a la fecha lo recuperado es un número importante, pero que el llamado a hora a las comunidades religiosas principalmente es para el cuidado y reconstrucción, a que el trabajo que se requiere de ahora en adelante dependerá más de ellos.

El desastre, la tragedia se está volviendo una oportunidad para que se fortalezcan las comunidades; la identidad cultural de nuestro país; la presencia de estos tesoros de la memoria histórica de nuestro México, entonces el programa creemos que tiene muchas variables, es muy venturoso por ello estamos tratando de utilizarlo al máximo, sumando esfuerzos, codo con codo, porque sabemos el impacto que tuvo el que los templos estuvieran cerrados tanto tiempo, porque distorsionan la vida comunitaria porque son el corazón de las comunidades, es para nosotros una prioridad muy grande servir y atender a los pueblos como debe de ser”, finalizó.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre