Al cumplirse 100 días de su gobierno, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no se quedó en la ciudad de México ni fue a su natal Tabasco. Vino a Puebla a apoyar al gobernador Guillermo Pacheco Pulido.

Y no sólo eso. Al presidente le fue bien, pero al gobernador Guillermo Pacheco Pulido le fue mejor.

Me explico:

Al final del evento, y con el senador Jesús Encinas como testigo, el presidente le preguntó al gobernador:

-¿Me deja usted decirle una grosería?

Sí, claro- le aceptó el gobernador.

-Es usted un chingón, se chingó a todos los gobernadores.

Claro que Andrés Manuel se refería a las rechiflas que otros gobernadores han recibido durante las giras del presidente de la República.

Dice la nota de mi compañera Claudia Aguilar, que el presidente López Obrador dijo que Guillermo Pacheco Pulido ha mostrado una actitud de “conciliador”, ante un escenario difícil luego de la muerte de la gobernadora Martha Erika Alonso.

Hay que reconocer que el presidente dio muestras claras de querer apoyar a Puebla, a su gobernador pero no a los candidatos de Morena a la gubernatura del estado.

De hecho, el presidente expresó su apoyo al gobernador y ese gesto cayó muy bien entre los asistentes al encuentro.
“Estoy contento, satisfecho, con la actitud del gobernador de Puebla, Guillermo Pacheco Pulido, porque es una gente mayor que sabe conciliar. Él llegó en un momento difícil, después de ese accidente lamentable donde perdieron la vida la gobernadora, su esposo, dos pilotos y un ayudante. Nosotros no le deseamos mal a nadie. Tenemos que buscar la unidad en Puebla y en todo el país, y Pacheco cumple bien con esa labor de reconciliación”, dijo el presidente.

Con este matiz en su mensaje, el presidente también se asume como conciliador. Finalmente, pienso, con esa postura intentó enviar un mensaje claro a quienes pudieron sentirse lastimados en los meses pasados.
El gobernador del estado, cuenta la nota de mi compañera, dijo que en Puebla tiene a un aliado y que trabaja para mantener la unidad con todos los sectores.
“Este es un estado que se encuentra trabajando, donde se atienden los conflictos que suceden. Cuente usted con que Puebla está de su lado”, expresó.

Pero el presidente fue más allá: dijo que no vendrá a Puebla durante la campaña electoral y que dejará que los ciudadanos decidan.

De hecho, también pidió que nadie utilice su nombre para decir que cuenta con su respaldo y pueda buscar un cargo de elección popular; “además insistió en que las elecciones extraordinarias en Puebla deben ser vigiladas para evitar que se cometa un fraude”, señala la nota.

Quiero compartirle que este mensaje dejó claro que no intervendrá en el proceso electoral, aunque también puedo compartirle que aunque no quiera el presidente, su partido tendrá resultados favorables –de acuerdo con las encuestas publicadas- debido a que hay un bono democrático histórico y sólido que le acarreará buenos dividendos electorales a quien vaya a postular.

Gracias y nos leemos el miércoles.

Sígame en Twitter como @erickbecerra1 y en face como @erickbecerramx

 

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre