Esta madrugada por causas naturales, falleció uno de los principales impulsores de la esgrima, Viterbo Simont quien fue uno de los entrenadores que logró un importante número de éxitos en esta disciplina deportiva.

Con más de 50 años dedicados a la esgrima, 38 de ellos como entrenador de grandes figuras que lograron representar a Puebla y México en campeonatos mundiales. Panamericanos dejando un gran legado.

Apenas el 15 de marzo, el entrenador poblano daba a conocer el trabajo con sus pupilos a quienes preparaba con miras al selectivo estatal de la especialidad.

De profesión cirujano, desde muy joven la esgrima marcó la vida de Viterbo Simont, sus hijas fueron esgrimistas de talla internacional tal es el caso de  Soledad y Georgina, después sus nietos Fátima Larga Espada y Viterbo se lucieron en las competencias.

Viterbo Simont se ha enfretó a diversos obstáculos, las envidias de la propia asociación poblana, y posteriormente hace seis años las autoridades del Inpode le dijeron que no había cabida para la esgrima en la Unidad Deportiva Mario Vázquez Raña y lo sacaron de estas instalaciones, sin importar los propios atletas.

Por más de tres meses entrenó en la privada cercana a su domicilio particular, hasta que gracias al apoyo de los padres de sus alumnos se pudo conseguir un nuevo local para la formación de talentos, donde trataba de mantener el legado por esta disciplina.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre