El pasado miércoles, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, presentó la Política de Comunicación Social del gobierno que encabeza.

Acompañado por su comunicador, Jesús Ramírez Cuevas, desglosó las ideas fundamentales de esta nueva política que a continuación reviso con usted.

  1. Básicamente anunció que no habrá más convenios comerciales anuales con los medios de comunicación, sino que se contratarán espacios como se le conoce “pago por evento”. Es decir, por cada campaña de publicidad.
  2. Básicamente se descarta la cobertura informativa porque no habría más que compra de espacios publicitarios y se excluye la posibilidad de contratar propaganda.
  3. Aseguró que la nueva política privilegiará la contratación de los medios según su impacto, distribución, lectoría, “raiting”, “market share” y nivel de impacto en el caso de los medios digitales.
  4. Ninguna campaña podrá ser pautada sólo en un medio con más del 25% del total de la inversión.
  5. Sí contratarán medios locales siempre que se demuestre su impacto en la región y la relación entre el objetivo de la campaña y el mercado que atiendan.
  6. Se disminuirá el gasto a la mitad del anterior. Se tiene aprobado un tope de 5 mil 800 millones de pesos pero que en este caso se gastarán 4 mil 711.
  7. Negociarán para reducir de tarifa “política” -pues suele ser mayor a la “comercial”.
  8. Básicamente negó el presidente que se vaya a presionar la línea editorial a cambio de la inversión publicitaria.

Con estas líneas claras, reflexiono:

  1. Los criterios de asignación publicitaria del sector público está determinada desde hace años en el primer mundo con base en el alcance de los medios. Es decir, es algo obvio que así debe ser.
  2. Me parece un acierto que se definan los criterios, novedosos o no, pero por lo menos las empresas de comunicación ya saben ahora cómo serán las reglas del juego.
  3. El hecho de anular convenios es benéfico para el presupuesto, porque se puede erogar de una manera más eficiente. A las empresas, claro, no les conviene, pero sí al gobierno federal.
  4. Lo único que podríamos pedir los medios es que cuando se decidan los medios, montos y campañas (habrá 300 campañas este año) se conozca entonces, se haga transparente los resultados de los estudios que se realicen para elegir el medio.
  5. Es preciso decir que los medios son los primeros que exigen condiciones claras, transparentes y técnicas para la compra de la publicidad oficial, pero de igual forma exigiremos que no haya presión alguna a la línea editorial.

Mi pregunta es: ¿estarán listos en el gobierno federal para hacer lo que han ofrecido? ¿Realmente no le invertirán a los medios consentidos, cercanos, a modo?

Por el bien de la comunicación social, espero que así sea.

Y cuando digo el bien de la comunicación, me refiero al objetivo de la misma desde la institución pública: abonar en el consenso social, mediante estrategias que acerquen el mensaje público a todos.

Si será así, bienvenida. Si no, será pan de lo mismo.

Gracias y nos leemos el lunes, ya pasada la Semana Santa.

Twitter: @erickbecerra1

Facebook: @erickbecerramx

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre