Moctezuma sólo bebía y comía en vajilla de cerámica cholulteca, ésta es una de las tantas historias que giran alrededor de la cerámica policromada o artesanal que se creaba en esta región y que era exclusiva para emperadores aztecas y su nobleza. Se menciona que la vajilla del emperador Moctezuma II, era siempre nueva, y se desechaba después de que la había utilizado una sola vez, un mensajero estaba destinado a llevar la exclusiva vajilla desde Cholula hasta la mesa del emperador.

Ahí reside la esencia principal de los artesanos que creaban y pintaban con motivos simbólicos, decorativos y religiosos esta artesanía, la cual hoy los municipios de San Andrés y San Pedro Cholula buscan rescatar mediante un proyecto presentado a  Fonar (Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías), donde el objetivo es recuperar y dar mayor fuerza a la consolidación de este tipo de artesanía, piezas que son únicas y que tienen un valor cultural y social.

La colonización obligó al creador de cerámica a adaptarse a las condiciones que tenían los españoles en su momento y donde las artesanías prehispánicas fueron enfocadas a la religión, así lo explico Michael Bricaire, titular de cultura en el municipio cholulteca, quien destacó que las iglesias de Acatepec y Tonatzintla tienen vestigios de ello. Además la técnica de policromía tuvo que evolucionar y hoy son pocos los que practican la misma, esto pese a que San Pedro Cholula cuenta con el mayor número de hornos.


Queremos rescatar la técnica antigua, el uso antiguo de las piezas, tenemos a una empresa cholulteca Tonantzin que hace uso exclusivo de este tipo de piezas y con la técnica antigua, hace platos, vasijas, jarras, collares, aretes  es un sinnúmero de piezas con esta técnica

Por su parte, el titular de cultura en San Andrés Cholula, Julio Glockner Rossainz, puntualizó que la cerámica cholulteca tuvo una gran trascendencia en Centroamérica, “se habla de la influencia de la cerámica cholulteca en el Salvador así como en Nicaragua, se han creado museos comunitarios en estos países y lo que hacemos es apoyar al premio Nacional en Cerámica pero se han iniciado talleres de esta técnica, con gran éxito. Hemos hecho recorridos por los bancos de arcilla y estamos en el compromiso de resucitar y vuelvan a hacer este tipo de cerámica”.

Señaló que el reto será canalizar las mercancías en las tiendas de Fonar y generar un apoyo importante para los artesanos de esta demarcación y hacer resurgir esta práctica.

Uno de los objetivos es formar un directorio de los artesanos que se tienen en ambas demarcaciones pero quienes aplican este tipo de técnica son pocos, uno de ellos es Giovanny  Mercado Morgan, actual ganador del Premio Nacional de Artesanía Policromada, en San Pedro Tlaquepaque con su obra “Vida y Muerte”, conformada por par de estatuas de la representación de la muerte, una en color negro con vivos blancos y otra con colores variados.

Él es la sexta generación de artesanos en su familia, la cual es oriunda de Izúcar de Matamoros pero que conoce la policromía de Cholula donde habita desde hace más de cuatro años, “estamos enfocándonos al rescate de la policromía de Cholula, las autoridades no están apoyando mucho, queremos que se vuelva a reactivar esta técnica, la cual consiste en preparar el barro, molerlo, cernir el barro y amasarlo para poder trabajar en el modelado, debe pasar al secado a la sombra y al sol, después al horno que puede ser rudimentario o especializado para cerámica y así aplicar la policromía que requiere de un manejo del pincel, usar contrastes y aplicar la cantidad de colores que se pueden manejar

Explicó que fue su familia con la creación del “Árbol de la Vida”, uno de los primeros que utilizaron esta técnica, y hoy buscan impulsarla generando que un mayor número de artesanos hagan uso de esta técnica, la cual fue de gran importancia debido  a que usaban pintura realizada a base de vegetales y minerales

Buscan apoyo de Fonar

“Queremos retomar la cerámica como la principal artesanía del municipio, presentamos a Emma Yanes, titular de este fondo, proyectos de los artesanos de la región que requieren apoyo por espacios de venta y  espacios de creación, así como la regulación del ambulantaje, es decir de aquellos intermediarios que comercializan este producto”.

Así lo explicó el titular de cultura en el municipio cholulteca Michael Bricaire, quien detalló que se contempla la creación de un observatorio municipal para apoyar estas actividades y convertirse en el primer filtro de qué es y que no es artesanía, y evitar la piratería del mismo.

Destacó que se presentaron tres proyectos tal es el caso del observatorio municipal, así como el impulso de una serie de talleres en Tonatzintla, Acatepec, esto como parte de las acciones de San Andrés Cholula y se requiere de un apoyo de un espacio de creación ya que no existe uno bien establecido con tornos, hornos y los materiales necesarios para poder trabajar y se genere el rescate de este tipo de técnica.

 

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre