Ayer estuvo en Puebla, de nueva cuenta, el titular de la Fepade, el prestigiado experto en temas electorales José Agustín Ortiz Pinchetti.

Vino a Puebla y validó el trabajo que ha realizado el gobernador Guillermo Pacheco Pulido en torno al proceso electoral que vive Puebla.

El tema no es menor porque una demanda permanente de los poblanos desde el año pasado (en el proceso ordinario) fue precisamente que el gobierno no metiera las manos en la campaña.

Hoy que hay un gobierno interino, el PAN particularmente ha insistido en la exigencia de que no haya desvíos de recursos cuando esa fue la principal garantía que hizo suya el gobernador una vez que asumió la titularidad del Ejecutivo. Este compromiso hizo el gobernador sumado al de buscar la reconciliación.

Y yo diría que van de la mano.

Veamos.

Cuando ocurrió el proceso electoral ordinario las disputas entre Morena y el PAN polarizaron a Puebla.

No se nos olvida cómo se enfrascaron en acusaciones mutuas y cómo se fue a las últimas consecuencias el proceso que concluyó con el fallo final del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Todo ese episodio largo durante todo el año marcó el imaginario colectivo que hoy exige imparcialidad del gobierno en el proceso electoral.

Yo sí le creo a Pacheco Pulido cuando dice que si algún funcionario mete las manos en el proceso para apoyar a algún candidato lo sancionará y sacará de su administración.

Pero por si alguien no lo creyera, pues también le creo a Ortiz Pinchetti de que se están haciendo bien las cosas.

Bueno, es que ayer el funcionario federal auguró que “el proceso comicial del 2 de junio será impecable”.

Bueno, es una aseveración muy optimista y si lo dice es porque tiene elementos para sustentarlo.

Al tiempo.

Pero algo sí puedo decirle: Pacheco Pulido pasará a la historia por ser el gobernador que en unos meses consiguió la reconciliación, la pacificación política y ser garante de imparcialidad en la elección.

Desde los corrillos:

Otra muy buena medida pero ésta del ámbito municipal es tener una Puebla, sin plásticos.

Informa mi compañera Liz Cervantes que “Por unanimidad, el cabildo poblano avaló la prohibición de bolsas de plástico, popotes y unicel en el municipio de Puebla a partir enero de 2020 contemplando sanciones que van de 15 a 500 Unidades de Medida dependiendo del giro comercial, es decir, de mil 200 a 40 mil pesos”.

“En sesión ordinaria, la alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco exaltó que el objetivo es generar conciencia en la población para reducir la emisión de contaminantes que están dañando a la sociedad”.

La estupenda medida fue siempre impulsada por Javier Palou, quien no perdió el tema desde que se convirtió en promesa de campaña.

Puebla pondrá una muy buena muestra con esto.

Gracias y nos leemos el viernes.

Facebook: erickbecerramx

Twitter: @erickbecerra1

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre