Un conjunto de 15 lanzamientos, la presencia de 38 marcas automotrices, más de 40 modelos de autos eléctricos e híbridos, incluidos el 2020 Audi E-Tron, el 2020 Kia Soul Electric, el 2020 Nissan Leaf Plus y el 2020 Mercedes Benz EQC que puede acelerar de cero a 100 kilómetros en 4.9 segundos y tiene un rango de batería de 400 kilómetros, fueron parte del Salón del Automóvil en Nueva York.

La exhibición en una de las cuatro capitales de diseño en el mundo, junto con Londres, Los Ángeles y Paris, sumó tres vehículos eléctricos concepto: el I.D. Buggy de Volkswagen -que previamente había desfilado por otros salones del automóvil en Norteamérica-, el Habaniro de Kia y el EV de Genesis.

El Simposio de Tráfico Seguro marcó también la primera semana del New York International Auto Show 2019 (#NYIAS), donde el gobernador neoyorkino, Andrew M Cuomo, ratificó, la iniciativa Charge NY que considera ya más de dos mil puntos públicos de estaciones de carga de electricidad e incentivos fiscales para la compra de eléctricos, conectables e híbridos.

El gobierno de Nueva York oferta incentivos por dos mil dólares para quienes compren o adquieran por arrendamiento vehículos ligeros con ecotecnias, que combinado con un crédito fiscal federal que considera un incentivo de siete mil 500 dólares representa una oportunidad única para hacerse de un automotor.

De los autos eléctricos más populares como el Chevrolet Bolt, el Hyundai Ioniq EV y el Kona EV, el Nissan Leaf y el eGolf de Volkswagen, los precios oscilan entre 29 mil 815 dólares (unos 566 mil 485 pesos) y 36 mil 620 dólares (695 mil 780 pesos).

Mientras en el segmento de lujo el Jaguar I-Pace se cotiza en 69 mil 500 dólares (1.32 millones de pesos).

Sin embargo, un Chevrolet Bolt sumaría créditos e incentivos fiscales del gobierno federal y neoyorkino por cinco mil 750 dólares (109 mil 250 pesos), el precio final se ubicaría en alrededor de 30 mil 870 dólares (586 mil 500 pesos).

En tanto el Hyundai Ioniq EV con créditos fiscales federales e incentivos neoyorkinos reduciría su valor en nueve mil 500 dólares (180 mil 500 pesos) y costaría unos 21 mil 315 dólares (cerca de 405 mil pesos).

El Nissan Leaf, ya con incentivos bajaría de 29 mil 990 dólares (569 mil 810 pesos) a 20 mil 490 dólares (389 mil 310 pesos) su valor al consumidor final, un precio que incluso sería competitivo para un mercado como el nuestro.

Por su parte el Volkswagen eGolf tendría un valor final al consumidor ya con descuentos de 22 mil 395 dólares (425 mil 505 pesos).

En torno a los autos más caros en el segmento, el Jaguar I Pace con incentivos costaría alrededor de 1.17 millones de pesos, mientras que los híbridos de Mercedes GLC 350e poco más de 868 mil pesos y las SUV Porsche Cayenne SE Hybrid un millón 381 mil pesos y la versión híbrida del Porsche Panamera 4 E-Hybrid arriba de un millón 756 mil pesos.

Sin embargo, esos precios no se verán en el corto plazo en México, no solamente ante la imposibilidad de créditos fiscales federales de entre tres mil 750 a siete mil dólares (71 mil 250 a 142 mil 500 pesos), pues se convertirían en incentivos “perversos” para grupos con alto poder adquisitivo.

Además, no habría estado que soporte apoyar rebajas de 500 a dos mil dólares (nueve mil 500 a 38 mil pesos) por auto vendido con alguna ecotecnia, salvo que regresara el impuesto de tenencia vehicular.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre