Hace ocho años el desfile del 5 de mayo dio un cambio radical; al entrar al gobierno Rafael Moreno Valle Rosas, se decidió que dicha marcha se llevara a cabo de la zona del monumento a Ignacio Zaragoza hacia plaza Dorada, como ocurría con los gobiernos del PRI.
Ese recorrido se efectuó tal cual durante los seis años que estuvo como gobernador el esposo de Martha Erika Alonso, y los dos años que estuvo en el cargo José Antonio Gali Fayad.
No obstante, en este 2019 el recorrido regresó a su cause original, eliminando todo sello de los gobiernos del PAN y del Morenovallismo.
Y es que -además del cambio de recorrido- los 13 carros alegóricos participantes fueron hechos por los propios alumnos y maestros, asesorados por artistas; a diferencia de los anteriores gobiernos, quienes contrataban, incluso, a compañías teatrales para escenificar a los personajes históricos.
En total participaron en el desfile una bandera monumental, 14 banderas, 4 mil 10 elementos de la secretarías de la Defensa Nacional y de Marina, 52 elementos de cuerpo de defensa rurales, 100 soldados del servicio militar nacional, 40 Policías Federales, ocho binomios canofilos, así como 132 vehículos militares y navales.
En tanto que de la columna civil desfilaron 9 mil 758 alumnos de 32 escuelas, 15 de ellas de la capital y 17 del interior; mil 107 docentes, 170 representantes de las siete etnias del estado de Puebla, 200 elementos de la secretaría de Seguridad Pública, 60 integrantes de asociaciones charras y 120 miembros de contingentes de atención a emergencias.
Otro de los cambios originales es que las autoridades -como ocurría años antes del morenovallismo- lo presenciaron desde el templete instalado a la altura de Plaza Dorada.
Previo al desfile, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en representación del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y el gobernador Guillermo Pacheco Pulido encabezaron la guardia de honor en el mausoleo al General Ignacio Zaragoza.
Al colocar una ofrenda floral, las autoridades federales y estatales rindieron un homenaje al militar, a las tropas y a los batallones indígenas que defendieron el territorio poblano del ataque que el ejército francés efectuó el 5 de mayo de 1862.
Tras la toma de protesta de bandera al Servicio Militar Nacional Clase 2000, el soldado Favio Jesús Flores Jiménez afirmó que “la identidad nacional, es la mayor virtud que une a los pueblos, dándoles un sentido de pertenencia”.
En su mensaje a los conscriptos y mujeres voluntarias de la Clase 2000, Flores Jiménez destacó que la victoria de la Batalla de Puebla consolidó el sentimiento patriótico que hoy nos une como nación, y los llamó a estar listos para coadyuvar en la seguridad y contribuir en el auxilio a la población.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre