El juicio contra el ornitólogo y ambientalista Martín Camacho Morales terminó y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) tendrá que regresarle las mil 200 aves que le incautó, pues además poseía la custodia del aviario del Parque Ecológico Revolución Mexicana.

En conferencia de prensa, Camacho Morales informó que la Sala Especializada en Materia Ambiental y Regulación del Tribunal Federal de Justicia Administrativa lo exoneró del delito de tráfico de animales que se le imputaba, por lo que el litigio con número 1240/15-EAR-01-6 que duró más de cuatro años llegó a su fin.

A partir de este momento, comentó, la Profepa deberá demandar al gobierno estatal la devolución de los ejemplares y, por ende, que se las regresen a él, a pesar de que algunas aves murieron y otras más, según informó en su momento la autoridad, fueron llevadas al Parque Estatal Flor del Bosque.

Martín Camacho celebró su triunfo legal, ya que, dijo, su salida del Centro de Educación Ambiental del Parque Ecológico a donde anualmente llegaban 111 mil niños, fue un “despojo arbitrario” mediante el uso de la fuerza pública.

Dijo que según información con la que cuenta solo sobrevivieron 60 aves, entre búhos y halcones, además de variedades exóticas y otras especies, como iguanas.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre