Todas las organizaciones que pertenecen al sector público, tienen la obligación de cumplir con su fin y objetivos, los cuales se encuentran plasmados en el marco normativo que dota a las mismas de un número de atribuciones específicas. Hablar de calidad en el sector público, significa que las distintas actividades que se requieren para alcanzar estas metas, deben llevarse a cabo con un alto grado de eficacia y eficiencia.

Si bien es cierto que todas las organizaciones deben cumplir con estos objetivos, le corresponde al personal directivo marcar el rumbo a través del diseño y la implementación de directrices claras que permitan aterrizar las estrategias que sean necesarias para alcanzar un correcto desarrollo.

El sector público actualmente también se enfrenta al reto de transformar la manera tradicional de actuar, ante las exigencias de una sociedad cada vez más informada, debido al avance acelerado del intercambio de información proporcionado por el uso de las herramientas digitales como el internet.

Las nuevas técnicas para desarrollar las herramientas de la administración pública han adquirido cierta relevancia en los últimos años. El uso eficiente de los recursos materiales requiere especial atención, y quizás mayor importancia que la administración de los recursos humanos de una organización.

La aplicación de los conocimientos de la ciencia de administrar a la administración pública requiere que tomemos en cuenta las características propias de lo público. El profesor Leone de Harvard Kennedy School señala que existe diversa literatura para estudiar los procesos políticos y de reglamentación y distingue a un directivo público de un privado principalmente en que: a) el directivo público busca el interés general, b) los gestores públicos se preocupan en ocasiones más por seguir el procedimiento que por su resultado, y c) toda acción tiene implicaciones políticas.

Estas características de lo público no deben estar distantes de la exigencia social de implementar instrumentos innovadores. En materia electoral han innovado en la implementación de herramientas vanguardistas como el voto electrónico autoridades electorales locales de los estados de Coahuila, Chihuahua, Ciudad de México, Jalisco, Nuevo León y San Luis Potosí y recientemente el Consejo General del Instituto Nacional Electoral aprobó los Lineamientos que establecen las características generales que debe cumplir el Sistema del Voto Electrónico por Internet para las y los Mexicanos Residentes en el Extranjero.

En el acuerdo aprobado por el INE a principios de este mes, se enfatiza el hecho de que con el tiempo, los requerimientos de la ciudadanía se modifican y la tecnología evoluciona, por lo que resulta importante la actualización de los procedimientos previstos para la emisión del voto desde el extranjero como el ampliar las opciones para que las y los mexicanos residentes en el extranjero, puedan emitir su voto desde el extranjero por la vía electrónica en futuras ocasiones.

La implementación de esta medida se veía ya como una necesidad, desde que fue considerada aunque no consumada de cara a las elecciones de 2018 y en mi opinión, concuerda con el contexto social, cultural y acceso a las herramientas tecnológicas que tienen nuestros compatriotas para poder ejercer sus derechos político-electorales.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre