La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), a través de su titular, Andrew John Rhodes Espinoza, entregó a Abraham Krayem Krayem el certificado que reconoce como Área Destinada Voluntariamente a la Conservación (ADVC) al predio “Calapa”, el cual se ubica en el municipio de Hueyapan y tiene una superficie de 93.97 hectáreas.

La certificación fue promovida por su propietario, con el acompañamiento de Pronatura Veracruz, AC, cuya participación fue fundamental al proporcionarle asesoría técnica, fortaleciendo así su compromiso con la conservación y su espíritu de colaboración con la dependencia federal, se precisó a través de un comunicado.

Esta ADVC conservará uno de los ecosistemas más frágiles y ricos del país, el bosque mesófilo de montaña y el bosque de pino-encino, además de contribuir a la conservación de más de 110 especies de flora y fauna, 33 de ellas categorizadas como especies en riesgo en la Nom-059-Semarnat-2010.

La certificación es la herramienta de conservación que ayuda a los propietarios al establecimiento, administración y manejo de la biodiversidad en sus predios. Se incorporó a la legislación ambiental en el año 1996 y en 2002 fue certificada la primera ADVC. Hace 10 años, de acuerdo a las modificaciones a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (Lgeepa) de 2008, las ADVC fueron incorporadas al Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas (ANP) competencia de la federación.

Con esa iniciativa, la Conanp participa como fedatario de la voluntad de conservar sus predios y de las políticas, acciones y lineamientos que se pretenden realizar para lograr sus fines.

A la fecha existen 337 ADVC en 24 estados del país, que comprenden una superficie de 505 mil 918 hectáreas con más de 84 mil personas que participan activamente en la vigilancia y protección de sus ecosistemas.

Para dicha instancia, las ADVC son fundamentales para ampliar la superficie protegida del país, fomentar corredores biológicos, mejorar la representatividad ecosistémica, propiciar la conectividad entre áreas protegidas y contribuir al cumplimiento de compromisos internacionales, como la Meta 11 de Aichi.

Con esta certificación, la Conanp refrenda su compromiso para consolidar una cultura de conservación voluntaria en el país, así como la promoción del trabajo conjunto con ejidos, comunidades, sociedad civil organizada, academia, empresarios y pequeños propietarios para el desarrollo sustentable de México.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre