La elección del domingo 2 de junio, en la que se elegirá al gobernador de Puebla, será la primera prueba de fuego electoral para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pues se legitimaría o se generaría un contrapeso.

Dicho análisis se desglosó en el último informe de los resultados de la observación mediática por parte de académicos y alumnos de la Asociación Mexicana de Ciencias Públicas (Amecip), la cual incluye a diversas universidades de la entidad.

Claudia Ramón, en representación de dichas instituciones como la UPAEP, el Tecnológico de Monterrey y la Universidad de las Américas Puebla (Udlap), explicó que los análisis recabados con rumbo a la elección del 2 de junio, también, se enfocaron en que en la votación del domingo se verá si regresa el PAN sin el morenovallismo o se afianza Morena.

Además, dijo, medirá el ánimo social a un año de aquel 1 de julio de 2018, en el que López Obrador y el Partido Morena lograron resultados contundentes en el país.

También, se medirá el nivel de participación política y preferencia electoral, tomando en cuenta que el padrón electoral es de 4 millones 592 mil, 977 ciudadanos, y una lista nominal de electores de 4 millones 584 mil 484.

En el ámbito local, explicaron los expertos, la elección del 2 de junio generará varios escenarios:

  • La reconfiguración de Morena con ex priistas y personajes del morenovallismo
  • La reconfiguración del sistema de partidos en la entidad
  • El posible éxito de una candidatura de un ciudadano apoyado por partidos políticos
  • La evaluación ciudadana sobre la gestión de gobierno emanados del partido político en el poder: Morena
  • La legitimidad del candidato ganador en cuanto al número de votantes

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre