La Dama de Negro vuelve a Puebla el próximo 15 de junio con Alejandro Tommasi para, ofrecer dos funciones en el Teatro la Ciudad. Este montaje cuya historia sucede al interior de un teatro, cuenta con la dirección de Rafael Perrín, bajo una adaptación de Stephen Mallatrat sobre el texto original de Susan Hill.

Sin importar la época del año, “La Dama de Negro” es bienvenida a territorio poblano, ya sea al inicio del año, en la víspera del verano, coincidiendo con el tiempo de Día de Muertos o incluso en época decembrina. Y es que para los amantes del terror nunca está de más ver este clásico teatral temporada 2019 en el Teatro Ofelia de la Ciudad de México.

La trama está situada en un remoto pueblo londinense, donde un agente de bienes raíces se encuentra con una maldición difícil de explicar y años después decide prevenir a sus familiares (el público) de las terribles consecuencias de esta historia, para ello, decide contratar a un director de teatro para que le ayude a “escenificar” su historia.

En esta puesta en escena en los roles masculinos en esta temporada participan reconocidos actores como Odiseo Bichir, Juan Carlos Colombo, Ernesto D’Alessio, Benjamín Rivero, Fabián Pazzo, Ricardo Morell y el mismo Rafael Perrín. Mientras que al personaje de “La Dama de Negro” lo alternan Patricia Perrín, Lupita Adriana, Fredel Betancourt y Gabriela Palacios.

Para las funciones en Puebla Alejandro Tommasi estará acompañado de Rafael Perrín. Los boletos están disponibles en taquillas del Teatro Principal y a través del sistema electrónico de boletaje blackticket.com.mx con localidades de 385, 495 y 605, más cargo por servicio.

Sinopsis de la obra:

Arthur Kipps ha vivido aterrado a partir de una experiencia que enfrentó en su juventud. Los terribles eventos que le han sucedido deben ser contados ante un público conformado por familiares y amigos, por lo que decide escribir su historia y buscar la ayuda de John Morris, un escéptico director de escena para que lo oriente a interpretar adecuadamente su texto. Para esto se citan en un viejo teatro.

Durante el primer acto, que más bien es de carácter expositivo, el público conoce los pormenores preliminares de la historia y siente la atmósfera inglesa de principios del siglo XX.

En el segundo acto, la historia va provocando risas nerviosas que culminan en gritos de franco terror y pavor al final de la historia. Logrando que cada persona se paralice de miedo en su butaca ante todos los fenómenos inexplicables que está presenciando.

A fin de cuentas el espectador es quien descubre que la leyenda de “La Dama de Negro” va más allá de una ficción teatral.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre