El virtual gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, está dispuesto a que en el estado las cosas cambien no sólo de forma sino también de fondo.

Y la cuarta transformación llegará al estado lo más pronto posible, y arrancará desde el mismísimo gobierno del estado con la modificación a gran parte de su estructura, particularmente en las dependencias y en el nuevo gabinete.

Es más, habrá una verdadera reestructura en el gobierno que va a sorprender a propios y extraños.

La intención del ganador de la elección a gobernador es verdaderamente transformar Puebla.

Es erradicar los vicios del pasado.

Es combatir de frente y con todo la corrupción.

Es resolver el grave problema de la inseguridad, el cual mantiene agobiados a los ciudadanos de todos los niveles.

Es, en suma, gobernar para bien de los poblanos.

Porque la delincuencia ya no respeta nivel social, ni condiciones físicas, ni mucho menos edades.

Hoy por hoy en Puebla te matan por unos cuantos pesos, y eso es muy grave.

Y lo peor de todo, ya vimos y escuchamos que el gobierno de la ciudad no se hace responsable de nada, ni de nadie.

Si no reconoce ni siquiera su responsabilidad en la derrota que el PAN le propinó a Miguel Barbosa en la capital, imagínense entonces cuánto le importan los ciudadanos que son los que evalúan a los gobiernos.

Ojalá que el relanzamiento del gobierno de Claudia Rivera Vivanco, presidenta municipal de Puebla, sirva de algo.

Al menos que le cambie la cara de malo a su gobierno.

Afortunadamente, Miguel Barbosa trae un proyecto distinto al del gobierno de Claudia Rivera y al de administraciones pasadas: el de trabajar de la mano con los ciudadanos, apoyado en los medios de comunicación.

Ayer ya Barbosa sostuvo en una comida con los comunicadores poblanos: “garantizada la libertad de expresión y la libertad de consciencia en mi gobierno”.

Y el mandatario electo lo dijo durante la reunión que sostuvo con los directores y columnistas de los medios poblanos, quienes tuvieron la oportunidad de saludarlo y cruzar impresiones luego de una comida a la que fueron convocados.

El discurso de Barbosa tiene toda la intención de transformar incluso la relación que tienen los medios de comunicación con el poder.

Porque hay que reconocer y subrayar que en el pasado, el trato medios-poder se tensó a tal grado de que se persiguió a algunos, junto con sus propietarios.

Se clasificó como aliados y no aliados, se dio un trato preferencial a algunos que incluso se hicieron socios de los propios funcionarios.

Se palomeó a los amigos y enemigos en los medios.

Hoy, de acuerdo a las declaraciones del gobernador electo, las cosas van a cambiar y no habrá injerencia alguna en el trabajo de los medios de comunicación, en el desempeño de los columnistas, de los reporteros, fotógrafos y camarógrafos.

Miguel Barbosa ya prometió que si lo buscan lo van a encontrar.

Así que invitó a los medios y a sus protagonistas a mantener un dialogo abierto, positivo, cercano y en beneficio de los poblanos.

Por supuesto todo en un clima de respeto, equilibrio y contrapesos, eso es lo que nos conviene a todos los poblanos.

Celebro la actitud de Miguel Barbosa para con los medios de comunicación, a quienes desde hoy ya ve como unos aliados de la cuarta transformación en Puebla y de su gobierno.

Siempre es bueno saber que un gobierno y la cúpula del poder completa le da su lugar a los medios y a sus protagonistas, quienes los mantienen activos, vivos e informando.

Y para variar se anunció que en el próximo gobierno no habrá privilegios para nadie, ni mucho menos negocios al amparo del poder.

La directora de comunicación del gobierno de Miguel Barbosa será Verónica Vélez Macuil, una perspicaz informadora que tiene mucha trayectoria y que acompaña al hoy gobernador electo ya desde hace un buen rato.

Vero Vélez, está de sobra decirlo, es una de las personas más cercanas a Barbosa, forma parte de su grupo selecto y de confianza junto con otros 5 o 6 personajes, quienes jugarán un papel importante en lo que está por venir para Puebla.

Ojalá que el equilibrio de fuerzas, la democracia y la justicia se den en todo el estado porque es lo más conveniente para todos.

El PAN, por cierto, parece que podría jugar un papel importante como una digna oposición porque tiene el poder de derrotar a Morena en la capital y en otros 3 o cuatro municipios más de la zona conurbada, si las cosas no se recomponen.

Así que el panorama para Puebla suena y parece halagador, de beneficio para los poblanos, quienes estamos habidos de paz social, de gobernabilidad, de tranquilidad, de calma y de cero delincuencia.

Ojalá que le vaya muy bien a nuestro nuevo gobernador porque si le va bien a él seguro que le va bien a todos los ciudadanos.

posdatasintesis@yahoo.com.mx

poncharelazo@yahoo.com.mx

En twitter: @poncharelazo

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre