El 11 por ciento de los niños, niñas y adolescentes poblanos debajo de 17 años -o 176 mil menores– tiene un trabajo para pagar sus propios gastos o para contribuir a la economía de su hogar, lo que viola sus derechos humanos y los pone en riesgo, reveló Jaime Raúl Oropeza Casas, secretario de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico, en el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil.

Durante el foro para la prevención y erradicación del trabajo infantil, organizado por el gobierno estatal, el funcionario estatal reveló que en Puebla hay un millón 600 mil niños y adolescentes, pero una parte de ellos no asiste a la escuela sino que realiza actividades económicas no permitidas; es decir, que ponen en riesgo su salud, afectan su desarrollo o se llevan a cabo por abajo de la edad mínima permitida para trabajar.

La peor parte es que 7 de cada 10 menores trabajan para un familiar. A nivel mundial se calcula que hay 152 millones de niños que son víctimas de explotación laboral.

De las causas, el funcionario explicó que es la desintegración familiar la más importante y la situación de calle que padecen algunas familias.

Al encabezar el acto público para conmemorar del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, el gobernador Guillermo Pacheco Pulido pidió a empresarios y líderes obreros cuidar a la infancia y evitar que sean explotados en los centros de trabajo.

La sociedad está obligada a entender a los niños porque nos dan clases de lógica y de vida. Es un delito poner a trabajar a un niño y más lo es manchar el sueño de un niño”, apuntó.

Acompañado por su esposa Isabel Pensado y la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, el mandatario estatal destacó que el lugar de un niño no está en una fábrica ni en las tierras de cultivo, sino en las aulas, los parques y los centros deportivos, donde pueden alcanzar su desarrollo.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre