Es mucho el compromiso, la responsabilidad y el trabajo que tiene con los poblanos el nuevo gabinete del gobernador electo, Luis Miguel Barbosa Huerta, el cual está siendo revelado poco a poco.

Es, además, un gabinete de sorpresas que muestra caras que no se habían visto en la estructura barbosista.

Ayer, por lo pronto el, mandatario volvió a soltar dos nombres más de los personajes que estarán con él en su administración, se trata de Fernando Manzanilla Prieto, actual secretario general de gobierno y quien repetirá en su cargo por designios de Barbosa.

Y el segundo es Carlos Urbina Tanús, quien se hará cargo de la Secretaría de Infraestructura, Transporte y Movilidad, la cual al parecer cambiará a sólo Secretaría de Transportes como se llamaba en el pasado.

Por cierto, Carlos Urbina es hijo de la ex diputada priista Silvia Tanús Osorio y cuenta con experiencia en el servicio público, particularmente en las administraciones priistas que pasaron por el gobierno de Puebla.

Fue colaborador de Javier López Zavala cuando éste se desempeñó como titular de la Sedeso en el gobierno marinista, además que también formó parte de la extinta Secretaría de Gobernación.

Las relaciones políticas y administrativas más sólidas de Urbina Tanús están incrustadas en la izquierda y en el PRI.

Tanto Fernando como Carlos se suman a los nombres de Guillermo Ruiz Argüelles, quien estará como titular de la Secretaría de Salud; al de Abelardo Cuellar Delgado, quien asumirá la Secretaría de Trabajo; al de Rodrigo Osorio Díaz, quien estará al frente de la Secretaría de Desarrollo Económico, al de Lizeth Sánchez García, quien estará en la Secretaría de Bienestar; a Melitón Lozano Pérez, quien asumirá la titularidad de la SEP, y al de Verónica Vélez, quien será la nueva titular de la Dirección de Comunicación Social.

En tanto quedó conformado el equipo de transición de Barbosa, encargado de recibir la administración por parte de los funcionarios que apoyaron al gobernador Guillermo Pacheco Pulido.

Los encargados son:

  • David Méndez Márquez, recibirá la Secretaría General de Gobierno.
  • Abelardo Cuellar Delgado y Rodrigo Osorio Díaz, Recibirán la Secretaría de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico.
  • Vanessa Barahona de la Rosa, se hará cargo de la recepción de la Secretaría de Cultura y Turismo.
  • Ana Laura Altamirano Pérez, recibirá la Secretaría de Desarrollo Rural Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial.
  • Carlos Francisco Urbina Tanús, estará en la Secretaría de Infraestructura Movilidad y Transporte.
  • Guillermo Ruiz Argüelles, recibirá la Secretaría de Salud.
  • Alejandra Domínguez Narváez, recibirá la Secretaría de Educación Pública.
  • Miguel Castillo Cubillas, estará en el área de la Secretaría de Desarrollo Social y Bienestar.
  • Verónica Vélez Macuil, en la Dirección de Comunicación Social.

El gobernador Miguel Barbosa aún continúa analizando y definiendo quiénes estarán al frente del resto de las secretarías, así como de los cargos que ocuparán aquellos que integran su círculo más cercano y de más confianza.

Sobre todo, porque esto apenas está empezando.

Falta todavía la renovación en Morena, en la dirigencia estatal, cosa que también tendría que poner en orden el mandatario para tener el control de su partido de cara a los comicios del 2021.

Sin embargo, antes el mandatario electo debe arrancar bien organizado para empezar a atacar, con el apoyo de su gabinete, problemas graves como el de la inseguridad y el caos en que está convertida la ciudad por el mal gobierno de Claudia Rivera Vivanco.

Por eso digo que es mucho y muy grande el compromiso, la responsabilidad y el trabajo que tiene por delante el gabinete en pleno del gobernador Barbosa, quien desea que se dé respuesta inmediata a las demandas de los poblanos.

Sobre todo, a los que habitan la capital del estado, la cual parece un campo de batalla por el desorden vial, el ambulantaje, el crimen organizado, la inconformidad de los ciudadanos por la falta de obra y muchos conflictos más.

Ojalá que el arranque de su gobierno signifique un mejor futuro para quienes habitan la ciudad más grande e importante de Puebla, donde actualmente reina la ingobernabilidad y el desorden.

Ayer, por ejemplo, la calle 16 de septiembre fue invadida por los comerciantes ambulantes, quienes se burlan en la cara de la presidenta Claudia Rivera haciendo del centro histórico todo un mercado.

Ni esto ha podido controlar el Ayuntamiento de Puebla; el comercio formal ya está hasta el copete de tanto desorden.

Porque todos en la capital poblana hacen lo que se les antoja.

No hay orden, no hay seguridad, no hay obra pública, no hay ni siquiera el circo del que tanto se quejaban en el pasado.

Eso sí, la edil capitalina ya no encuentra como justificar su opacidad y su gris trabajo que, según ella, beneficia a los poblanos.

posdatasintesis@yahoo.com.mx

poncharelazo@yahoo.com.mx

En twitter: @poncharelazo

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre