Una tirolesa, consideraba la más larga sobre el nivel del mar, paseo en lancha entre manglares, así como museos históricos, es parte de lo que también ofrece el puerto de Acapulco, Guerrero.

Y es que no todo es playa, arena, sol, y mar, si no que, además, los visitantes pueden apreciar la cultura, paisajes y ser parte de la diversión extrema en la zona.

Una de las partes emblemáticas del puerto, es el Museo Histórico de Acapulco: Fuerte de San Diego; construido a partir de diciembre de 1615 y terminado el 4 de febrero de 1617, el acto inaugural se realizó el 15 de abril de 1617.

En sus orígenes fue un castillo levantado sobre rocas, al fondo de la bahía de Acapulco; tuvo la forma de un pentágono irregular, de acuerdo con la propuesta que el ingeniero holandés Adrián Boot –quien había participado, entre otros, en los proyectos para la defensa de San Juan de Ulúa y en la realización de algunas obras hidráulicas para el desagüe del valle de México– presentó al virrey Diego Fernández de Córdoba, marqués de Guadalcázar, y que autorizara el rey Felipe III.

La fortaleza, no obstante sus muchos defectos arquitectónicos y los pocos arreglos que se le hicieron durante los primeros 160 años, resultó decisiva para que Acapulco consolidara y expandiera las actividades portuarias y de comercio que ahí se realizaban desde mediados del siglo 16. Su importancia fue tan significativa que el puerto se convirtió en parte del sistema de defensa que cubría el continente y que tenía como uno de sus principales enemigos a los piratas y corsarios europeos.

Hoy día Acapulco tiene en el Fuerte de San Diego su único monumento colonial, que es parte esencial de la fisonomía porteña. Situado en la avenida Costera Miguel Alemán, en el perímetro del barrio histórico de Petaquillas, durante el siglo 20 fue cárcel, sede de reseñas internacionales de cine y lugar para recibir a personajes destacados de la política mundial.

Otra de las principales atracciones con fuera del mar, es la tirolesa Xtasea, considerada la más larga del mundo sobre el agua. Tiene de largo mil 810 metros, con una altura de 100 metros y una velocidad de 140 kilómetros por hora.

Si eres amante de las emociones fuertes, te puedes lanzar en las cinco formas que ofrece para lanzarse.

Superman: es la forma de vuelo más tradicional de Xtasea, donde tendrás que alzar el puño para sentirte todo un superhéroe.

Twin: en esta nueva modalidad los visitantes podrán volar en pareja.

Rider: los voladores podrán hacer el recorrido sentados para disfrutar del paisaje.

Nocturno: Podrán volar en medio de la noche, en donde presenciarán un espectáculo impresionante al ver la Bahía llena de luces.

Sunset: Son hamacas suspendidas sobre el océano para disfrutar el mejor atardecer. Y Free Jump: Consiste en un salto al vacío de 20 metros de altura.

También la naturaleza se hace destacar, con la playa Bonfil, fundada en 1973 comunidad que cuenta actualmente con más de 2 mil habitantes, dedicados al ámbito comercial.

Además, te ofrece recorridos en lancha sobre la laguna Tres Palos. Así como el mejor platillo de Acapulco, el Pescado a la Talla.

Platillo que se elabora a base de un adobo y su cocción es a las brazas, tarda alrededor de 30 minutos y acompañado de salsas hechas 100 por ciento de molcajete y tortillas hechas a mano.

Parte de la cultura de esta playa es ofrecer la actividad denominada “zona selfie” en Bonfil, iniciativa que surge de hoteleros y restauranteros del lugar que a su vez se preocuparán por ofrecer algo más que sólo arena, sol y mar.

Con este proyecto se busca acercar la cultura y arte a más de 2 mil personas que viven en la comunidad y a más de 100 mil personas que lo visitan durante las temporadas turísticas.

El objetivo es convertir a la playa Bonfil en una de las galerías de arte urbano al aire libre más grande de América, con la intervención de la avenida Emiliano Zapata, la cual recorrerá abarcando 14 calles.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre