Atlixco. En la reunión sostenida este jueves en casa de Cultura Acapetlahuacan, los 400 productores de aguacate de la región manifestaron los problemas más graves a los que se enfrentan, primero el robo hormiga, la alza del costo del producto y finalmente el cambio climático.

El robo hormiga de aguacate es una realidad en Atlixco. Las pandillas de chavos vigilan a los dueños de las hectáreas y en cualquier descuido entran y salen con costales de 10, 20 o 30 kilos”, señaló Daniel Gonzalo Lino Martínez, presidente del sistema Producto Aguacate de Puebla.

Compartió que a uno de sus compañeros del municipio de San Juan Tianguismanalco de a poquito en poquito le robaron una tonelada de aguacate, quienes extraen este fruto lo venden hasta en 30 o 40 pesos el kilo.

Los mismo han pasado aguacateros de San Pedro Benito Juárez, Huexocuapan, La Agrícola Ocotepec, La Sabana, La Trinidad Tepango y la Magdalena Axocopan, relató también que han tenido que usar armas para defender sus árboles como el caso de Morelos, donde un ladrón murió tras ser descubierto.

En la región, fue en Huaquechula donde atraparon a otro y se fue una vez recibido su merecido; “De verdad a veces no faltan ganas de lincharlos para darles el mensaje de no volverlo a hacer. Pero también es necesario cambiar las leyes, pero podemos permitir más se lleven nuestro trabajo de 9 o 11 meses tiempo de duración de todo el proceso”.

En lo que respecta al costo elevado del aguacate, explicó: “Existe una sobre demanda en Asia y en otros países de ese fruto mexicano. En consecuencia el mercado nacional por momentos no tiene mercancía”.

Por lo que el poco producto que queda en México es acaparado por los intermediarios para venderlo hasta en 110 pesos por kilo, comprándoselos a ellos entre 20 y 30 pesos, a esto se suma el cambio climático que afecta la calidad del producto y abarata su costo para los grandes compradores.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre