El gobierno del estado y la administración de Claudia Rivera Vivanco pretenden disminuir el comercio informal con un plan que incluye cambios en la movilidad, instalar un corredor gastronómico y recuperar antiguos barrios como Santa Anita y San Antonio, aunque no existen plazos para emprenderlo.

Por principio de cuentas, la alcaldesa y el secretario General de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, informaron que de abril a julio la cifra de comerciantes informales bajó de 3 mil 500 a 750 en el Centro Histórico de Puebla, debido a las acciones coordinadas entre la administración estatal y el ayuntamiento de la ciudad. Desde 2007, dijeron que no se tenía un decremento en el número de vendedores en la capital.

Aunque la meta es llegar a 650 ambulantes antes del 15 de septiembre, previo a la celebración de las fiestas patrias, y posteriormente, las autoridades municipales desean avanzar con su plan para convertir al centro en un polo económico natural.

En rueda de prensa conjunta realizada en el Centro Integral de Servicios (CIS), la alcaldesa y el jefe del gabinete estatal aseguraron que en cuatro meses sacaron a 2 mil 800 ambulantes de las calles y llegaron a acuerdos con las 24 agrupaciones para garantizar que mantengan libre la vía pública.

Sobre este punto, la munícipe afirmó que no se prestará a chantajes, sobornos o presiones por parte de las organizaciones. “Está garantizado su derecho a trabajar, pero que no lo confundan con actos delictivos”, expresó al revelar que su administración realizó 60 operativos para retirar a comerciantes y presentó más de 40 denuncias contra “grupos de choque” que evitaron las acciones de desalojo.

A la fecha, refirió que las calles 8, 10 y 12 Oriente-Poniente se encuentran liberadas al 50 por ciento, y no hay decomiso de mercancía.

Del plan para controlar el comercio informal, Omar Álvarez Arronte, asesor del gobierno del estado, adelantó que entre las acciones que llevarán a cabo las autoridades del estado y del municipio es la recuperación de viejas casonas que hoy son “nidos de delincuentes”, así como espacios públicos como el Jardín de San José.

El funcionario descartó que vayan a ser expropiadas sino que se dará de manera conjunta con los dueños de los inmuebles; además dijo que de un total de 600 viviendas, 200 tienen problemas legales.

“Se les va a dar la oportunidad con este programa, a los propietarios para que le den un valor comercial, y puedan sacarle provecho a esos inmuebles”, citó.

También reveló que se instalará un corredor gastronómico sobre la 16 Poniente, de la 11 Norte-Sur a la 5 de Mayo, en coordinación con la asociación de mariscos.

“Es el sueño dorado de todas las administraciones, pero en el paso no había condiciones y hoy sí las hay. Lo que se pretende es que la avenida16 Poniente-Oriente sea de restaurantes de mariscos, con el atractivo de visitar al Señor de las Maravillas”, abundó.

En cuanto al reordenamiento del transporte, Arronte pormenorizó que las rutas que hoy circulan por las calles 8, 10 y 12 Poniente, serán trasladadas a la 20 y 22 Poniente, con el fin de que se reactiven.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre