La asociación Dale la Cara AC y el programa de InQbaVida planean el rescate de dos hectáreas que por más de 10 años se han encontrado olvidadas y sin aprovechar su potencial como espacio público sano.

Por medio de una campaña en el sitio de crowdfunding Donadora, ambas instituciones presentan el proyecto que tiene como objetivo dicho espacio, ubicado en el municipio de San Andrés Cholula, y a unos minutos de la orilla del Río Atoyac.

En su presentación, miembros de la asociación civil y de la institución educativa, argumentan que Puebla es uno de los estados con menos áreas verdes del país y la décima con la peor calidad del aire, según el Sistema Nacional de Información de la Calidad del Aire, (Sinaica). Además de que Puebla se encuentra entre las entidades más inseguras, debido en gran medida a la falta de parques y áreas verdes recreativas.

Aunado a esto, contamos con uno de los ríos urbanos más importantes del país, y el segundo más tóxico por la contaminación de industrias de diferentes sectores, agroquímicos y residuos urbanos.

Todo lo anterior tiene afectaciones directas a la salud, a la sociedad, al medio ambiente y por supuesto a nuestra economía“, señalan.

El proyecto se promueve por alumnos de 9no cuatrimestre de la escuela de negocios de InQba y lo que proponen a través de su proyecto InQbaVida es un plan integral de rescate que consta de 3 fases:

  • Reforestación y limpieza
  • Alumbrado y vigilancia
  • Desarrollo de áreas recreativas

De inicio, serán plantados mil árboles y se limpiará la zona, la cual actualmente está completamente llena de basura.

Posteriormente, la intención es de transformar el espacio en un lugar donde se pueda caminar, descansar, hacer ejercicio o simplemente ir a disfrutar de un día al aire libre; por ello, se pintarán bancas, bardas y se construirá mobiliario, caminos y jardineras.

Dale la Cara es una asociación civil dedicada a la promoción de la regeneración de la cuenca del Atoyac. Trabaja bajo 3 ejes fundamentales: acción, colaboración y corresponsabilidad, siempre buscando la manera de involucrar a la ciudadanía a través de la detonación de acciones colectivas de impacto, y vigilando la actuación de sus responsables, para generar una actitud y participación comunitaria permanente, “convirtiéndonos en inspiración para otras cuencas“, señalan.

La asociación ha realizado desde hace más de 10 años diferentes proyectos que incluyen reforestaciones, brigadas de limpieza, proyectos y campañas de educación y sensibilización ambiental.

En este proyecto Dale la Cara funge como facilitador para llevar a cabo la reforestación y lograr no solo una consciencia de rescate al río (ubicado a menos de kilómetros de InQba), sino logrando otros beneficios como los económicos, de cohesión social, turismo salud.

Por su parte, InQba busca un espacio público activo para dejar un legado en la institución y además de estudiantes, puedan disfrutarlo más de 4 mil empleados que laboran en edificios de la zona.

El inicio de la reforestación y sus actividades relacionadas están programados para la segunda semana de agosto.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre