El Circo Hermanos Fuentes Gasca vivirá sus dos últimos días de temporada en Puebla, con un espectáculo integrado por 22 artistas de talla internacional y de tradición circense, donde el humor apto para toda la familia prevalece, entre actos de malabaristas, equilibristas, payasos y acrobatas, además del número de El hombre bala, que ha acaparado reflectores.

En una carpa montada sobre la Vía Atlixcáyotl, a un costado del Hospital Puebla, es donde se ubica el circo que hace más de diez años no pisaba Puebla y que afortunadamente ha tenido buena entrada en el tiempo que llevan. Wilber Portugal, quien funge como presentador, destaca que el espectáculo está pensado para toda la familia.

“Aquí no sólo se divierten los niños, también los papás de los niños y los papás de los papás de los niños. Tenemos a los personajes favoritos de la televisión para los niños, como la Patrulla Canina y actos impresionantes como El péndulo fantástico, El globo de la muerte y El hombre bala, un hombre disparado por un cañón, acto que en Puebla no se veía desde hace más de 20 años”, dijo Wilber Portugal.

Entre los artistas de Chile, Venezuela, España y México que conforman actualmente el Circo Hermanos Fuentes Gasca con 80 años de tradición, está Paquín Junior, que por 32 años ha trabajado en el arte de ser payaso. “Ahora comparto el escenario con Angello, de Chile, él interpreta a un payaso cara blanca, el único actualmente en Latinoamérica con esas características. Hemos viajado por 37 países distintos y representado a México en festivales internacionales”, apuntó.

“El payaso como nosotros lo interpretamos es un payaso que con el tiempo se ha perdido, nuestro humor es muy blanco, mudo e inteligente que no necesita ser cuestionado por pequeños o grandes. Para nuestra presentación nos hemos basado en las películas mudas, por ejemplo de Charles Chaplin, agregó Angello.

Yesenia Rosas y Héctor Esqueda por otro lado presentan un acto denominado Adagio acrobático, una mezcla de danza, acrobacia y parado de manos, “antiguamente una adagio solamente se trataba de un baile en pareja, ahora ha evolucionado esta bella disciplina implementando acrobacia y parado de manos“, señaló la pareja que ha trabajado el acto por cuatro años, con entrenamiento diario de dos horas, más tiempo de calentamiento.

Ángel Vivas de Venezuela presenta un acto de Antipodismo, donde con los pies se manipula toda clase de objetos geométricos e incluso fuego, “es un acto poco visto en el arte circense ya que hay pocas exponentes, por eso me llamo la atención prácticarlo. Es una disciplina compleja, científicamente comprobado, la motricidad de los pies es la más difícil de manejar”, señaló el artista con 20 años de experiencia.

Los costos de los boletos son de 100 pesos niños en todas las localidades, mientras que para adultos están en 150 pesos en Luneta, 200 en Preferente y 300 pesos en Palco. Las funciones son de lunes a sábado a las 18:00 y 20:30 horas y domingos a las 12:00, 17:00 y 19:30 horas. La temporada concluye el domingo 4 de agosto.

900 personas caben en la carpa, 22 artistas son parte del espectáculo y 65 personas integresan la familia circense.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre