El gobierno del estado asumirá el pago de la deuda heredada por administraciones panistas, ya que si se incumple la calidad crediticia del estado se verá afectada, dijo la secretaria de Planeación y Finanzas, María Teresa Castro Corro.

Sin embargo, aclaró que la deuda de 44 mil millones de pesos será reestructurada, a fin de que en años posteriores represente un impacto menor para las finanzas estatales.

La funcionaria recordó que los pasivos de Puebla son principalmente por la realización de obra pública en el sexenio de Rafael Moreno Valle, cuando se recurrió al esquema Proyecto de Prestación de Servicios (PPS) y Asociación Público Privada (APP).

En la lista de proyectos financiados con PPS se encuentran el Centro Integral de Servicios (CIS), el Museo Internacional Barroco (MIB) y las plataformas de Audi.

El monto total incluye también los compromisos con instituciones bancarias, convenios, laudos y adeudos a proveedores.

“Se tiene que hacer un estudio para renegociar, reestructurar y buscar las mejores condiciones para la deuda. Si algo nos ha pedido el gobernador, es finanzas responsables y en equilibrio”, apuntó la funcionara en entrevista.

En días próximos se rendirá un informe de la deuda pública estatal. Del último informe presentado por las autoridades se desprende que la deuda directa del estado asciende a 5 mil 222 millones 783 mil 466 pesos, con Bancomer.

Castro Corro recalcó que algunos apartados más que endeudamiento son pendientes a pagar desde 2017 con empresas que prestaron servicios al gobierno estatal y que se tienen que finiquitar.

 

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre