Un aumento de 2 pesos con 50 centavos a la tarifa del transporte público es el que habrían pactado transportistas con el gobernador Luis Miguel Barbosa, lo que significa que después del 16 de septiembre los usuarios pagarán 8.50 pesos por el servicio.

El alza se da nueve años después de que el priista Mario Marín autorizó que pasara de 5.50 a 6 pesos, como permanece hasta el día de hoy. Se espera que en los siguientes días el titular del Ejecutivo haga el anuncio oficial del incremento al pasaje, tras concluirse los festejos patrios.

En entrevista, Guillermo Aréchiga Santamaría, secretario del Transporte, rehusó confirmar cuánto subirá el pasaje, pero admitió que los acuerdos con los transportistas “ya rindieron frutos” y entre estos se encuentra el mejoramiento del parque vehicular, la implementación de medidas de seguridad –videocámaras y botón de pánico-, y una revisión para detectar rutas piratas.

Endurecer requisitos a choferes del transporte público

A su salida de una reunión con el mandatario estatal en Casa Aguayo, transportistas afirmaron que la propuesta de incremento presentada la tarde de este lunes fue de 2 pesos con 50 centavos, y que es prácticamente un hecho que autorizará.

En este sentido, Aréchiga abundó que los concesionarios están dispuestos a acatar las disposiciones que imponga la administración estatal, la cuales quedarán asentadas por escrito y se firmarán.

“La reunión rindió frutos, la presencia del gobernador le da toda la seriedad y relevancia esta reunión, pero la voluntades de los concesionarios y consensos que se alcanzaron fueron las ideales, creo que son excelentes en razón de lo que Puebla y los poblanos merecen y demandan”, manifestó el funcionario.

La tarifa permaneció en 6 pesos durante los sexenios de Rafael Moreno Valle, Antonio Gali Fayad y los seis meses del interinato de Guillermo Pacheco Pulido.

Circulan 8 mil unidades del transporte en Puebla

Uno de los planteamientos que transportistas dejaron para su análisis al gobierno del estado, es la posibilidad de que se apruebe un incremento paulatino de 50 centavos, a fin de que no se repita el actual escenario de hasta nueve años sin cambios, comentó Eleazar Domínguez, representante de la RUTA 77A.

Señaló que la crisis por el aumento de los combustibles y otros componentes para sus unidades, tienen hoy al 30 por ciento de los concesionarios en quiebra y casi fuera del negocio.

“Si hablamos de que en Puebla son como mil 600 concesiones, unas 400 ya no quieren seguir dentro del transporte. Sabemos que todo es un negocio, le decimos transporte público pero sabemos que todo es un negocio. Y sabemos que el transporte está en una crisis”, destacó.

Por su parte, Arturo Loyola, de la Coordinador del Transporte de Puebla, sugirió que podría darse un aumento diferenciado, es decir, entre combis, microbuses y camiones.

Erika Díaz, presidenta del Consejo de Taxistas y representantes de las rutas 10, 72 A, 2000 y Rápidos de San Antonio, también acudió al encuentro con Barbosa.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre