Al brindar su solidaridad para las fuerzas del orden, el ex director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), Mario Patrón Sánchez, reveló que existe un déficit nacional en términos de legislación en materia de la fuerza de las corporaciones militares. 

 

En entrevista, explicó que actualmente solo hay un manual sobre el uso de la fuerza para el Ejercito, la Marina y Fuerza rea Nacional, por lo tanto, destacó, tendría que haber una ley federal que regule el uso de la fuerza para todas de este tipo de operaciones. 

Subrayó que los militares y todas las corporaciones del orden tienen que tener un cuidado estricto con el uso legítimo de la fuerza, porque si bien tienen el monopolio de poder usar armas, deben cuidar su actuación frente a la población. 

Dijo que ahora que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) autorizó al Ejercito responder a las agresiones de pobladores tras los hechos ocurridos en la comunidad de Apango, en el municipio de Acajete, es un llamado de atención para advertir que no toda la inseguridad se combate a “pie de tierra”.  

“Es un hecho penoso (la agresión) que nos hace un llamado a que las estrategias contra la inseguridad sean integrales”, sentenció. 

(VIDEO) Indulto “apalea” injusticias de víctimas, pero se debe cuidar impunidad: Ibero

No obstante, aclaró que existen entornos en donde repeler violencia con violencia, puede generar más violencia, entonces lo que se tendría que revisar son las estrategias operativas, aplicadas para el Ejército, Guardia Nacional o cualquier corporación policial. 

 Mario Patrón delineó que, en algunas regiones del país, como lo es Puebla, se viven contextos de macrocriminalidad, es decir, zonas que están sometidas al control del crimen organizado, el cual tiene un control territorial y se ha ido apoderando de los flujos ilegales de la economía, pero a veces, incluso, de la economía formal. 

A veces, también, se apoderan del poder político, lo que quiere decir -indicó- vienen las fuerzas del orden e irrumpen en ese control territorial. “Lo que vimos en Acajete es esa expresión de esa macrocriminalidad”. 

Recordó que el 17 de noviembre del 2018 cuando López Obrador aun no era gobierno presentaron un plan nacional para la seguridad y la paz, y el punto ocho es la Guardia Nacional, pero del punto uno al siete, existen una serie de medidas integrales. 

“Ahora se ha concentrado mucho el discurso político en la Guardia Nacional y abría que retomar la reconstrucción del tejido social, prevención del delito y trabajo por la cultura de paz”, acentuó el también rector de la Universidad Iberoamericana de Puebla. 

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre